El consumo interno se mantendrá como el principal motor de crecimiento para la economía mexicana en 2020, pero la baja penetración bancaria que caracteriza al país limita la expectativa de que otorgue un importante impulso, advirtió en un comentario especial la calificadora Moody’s.

El grupo de analistas de la agencia estima que la economía mexicana alcanzará un crecimiento de 1% este año, que representa “una modesta recuperación” tras la contracción de 0.1% en 2019.

Ahí mismo precisan que “la contracción de la economía (en 2019) resultó de la caída acelerada de la inversión en 2019, que de por sí venía declinando de años atrás”.

En el análisis, titulado “Consumidores contribuirán a la modesta recuperación de México”, resaltan que el año pasado, el consumo interno aportó dos terceras partes del lento desempeño económico, lo que evidencia los límites de este componente del PIB en el caso mexicano.

Lenta generación de empleo

Admite que el flujo de remesas, una inflación baja y estable y el alza del salario mínimo serán los motores del consumo interno pero resalta que la confianza del consumidor y la lenta generación de empleo se han convertido en fuertes limitantes para un aumento importante en la demanda doméstica.

En el análisis, desarrollado por los analistas de la agencia Gersan Zurita, Sandra Beltrán y Atsi Sheth, entre otros, consigna que el consumo doméstico registró un crecimiento mayor a la inversión privada en 2019, sin embargo, como quedó evidenciado, carece de la fuerza para contrarrestar una caída en la participación de la iniciativa privada en proyectos de inversión de largo plazo.

[email protected]