La crisis sanitaria profundizó las barreras a la participación laboral de la mujer en México, ya que de acuerdo con el Banco Mundial (BM), la falta de servicios de cuidado infantil y la maternidad temprana, que es la segunda causa de deserción escolar, son algunas de las limitantes por las que las mujeres en el país se enfrentan a la hora de participar en el mercado laboral, donde de acuerdo con la entidad, si se cerrara la brecha entre la participación entre hombres y mujeres, el ingreso per cápita sería 22% más alto en México.

“Una de las barreras críticas a la participación en el mercado laboral es la falta de servicios de cuidado infantil de calidad, los números son claros, en México sólo 5% de las niñas y niños entre cero y dos años tienen asistencia a uno estos centros, comparado en promedio con el 35% de los países de la OCDE”, comentó Pablo Saavedra, director de país para México del Banco Mundial durante su participación en la presentación del estudio La Participación Laboral de la Mujer en México, junto con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público

El director de país para México del Banco Mundial resaltó que el estudio analiza otras barreras y que afecta derechos básicos de las mujeres además de ser una traba para el crecimiento económico de México. 

Por su parte, Gabriela Inchauste, economista líder Práctica de Pobreza y Equidad en el Banco Mundial, comentó que la participación laboral de la mujeres en México en el 2019 fue de tan sólo 45% comparado con 77% para los hombres, por lo que menos menos de la mitad de las mujeres en edad de trabajar participaban en el mercado laboral.

Entre los países de la OCDE, sólo Turquía e Italia tenían menor participación de las mujeres; en América Latina, sólo Guatemala se ubicaba por debajo de México en esta área”, agregó.

La economista líder del Banco Mundial enfatizó que si en México se implementan políticas para aumentar la tasa de participación laboral de las mujeres, como se ha hecho en los últimos 20 años en países como España, Irlanda o Chile, contribuiría a eliminar la brecha de género en la participación laboral y a un crecimiento económico adicional de 0.4% anual.