Colombia tiene un inmenso potencial para aumentar su producción de biocombustibles de alta calidad, y ser más competitivo a nivel internacional, es la conclusión principal del estudio Evaluación del ciclo de vida de la cadena de producción de biocombustibles en Colombia , financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo.

De acuerdo al estudio, el país se perfila como el segundo mayor productor de biocombustibles en América Latina en etanol, después de Brasil y tercero de biodiesel. Asegura que es posible el incremento de las áreas de la producción de cultivos de caña y palma de manera sostenible.

Colombia se encuentra cinco años adelante de los países latinoamericanos, que apenas inician el establecimiento del marco jurídico y regulatorio para la producción de biocombustibles.

El estudio mostró una reducción de emisiones de Gases Efecto Invernadero de 83% para biodiesel de palma y de 74% para bioetanol de caña.

Para el presidente de Asocaña, Luis Londoño, el sector azucarero en su compromiso con el desarrollo del país, ha asumido el reto de la industria de biocombustibles a nivel nacional, razón por la cual contamos con cinco ingenios comprometidos con la producción de etanol que suplen la demanda en el territorio, lo que ha permitido dar un primer paso hacia el desarrollo .

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica