El Banco de México colocó la totalidad de las coberturas cambiarias al vencimiento en forwards no entregables por 200 millones de dólares y registró una demanda que superó 4.5 veces la oferta. Ésta es la mayor demanda registrada para el instrumento a 30 días, que se había mantenido en un promedio de cuatro veces la oferta, acotaron expertos de Grupo Financiero Monex.

Información del Banco de México muestra que los instrumentos no entregables fueron asignados a tres postores, de 19 que participaron y se colocaron a un tipo de cambio ponderado de 17.96 pesos por dólar.

En el detalle de la información se observa que dos de los 19 postores, solicitaron la totalidad de los forwards subastados.

La subasta tuvo por objetivo la renovación al vencimiento de la misma cantidad de forwards a 30 días, ofrecidos el 10 de agosto pasado, que expiraban 12 de septiembre.

La próxima renovación, la séptima de este instrumento, se realizará el 12 de octubre.

Los forwards no entregables a 30 días, cuya sexta renovación al vencimiento se completó fueron subastados originalmente el 6 de marzo, colocándose entre cinco bancos privados.

En ese momento, la demanda total fue de 420 millones de dólares en coberturas, lo que significa que superó dos veces la oferta. Es decir, poco menos de la mitad de la demanda registrada.

En aquella operación, el tipo de cambio ponderado fue de 19.57 pesos por dólar, lo que implica que bajó la oferta por las coberturas y que la cotización ponderada fue inferior en 1.61 pesos.

En lo que resta de este mes, se tiene un vencimiento más, que concluirá el 14 de septiembre y es para el plazo de 91 días.

Los especialistas de Monex esperan que la demanda por estos instrumentos continúe siendo alta y que ello ayude a reducir la especulación sobre la moneda, pues la agenda de este mes comprende eventos críticos que pueden afectar la volatilidad del peso, como son la junta de la política monetaria de la Reserva Federal; las tensiones geopolíticas y los efectos económicos de los huracanes en Estados Unidos y México.

Forwards para ?administrar liquidez

Estos forwards cambiarios no entregables, son instrumentos que adquiere un banco privado tras ejercerse una subasta por parte del Banco de México. La Comisión de Cambios, integrada por la Secretaría de Hacienda y el Banco de México diseñaron el instrumento de tal modo que al vencimiento del plazo adquirido, la diferencia en moneda nacional que resulte del tipo de cambio al que se realizó el contrato no se entregue físicamente, sino que se renueva al término.

Este diferencial ha resultado adverso a la estimación ponderada de las asignaciones que han vencido hasta ahora, lo que significa que los bancos han tenido que pagar al Banco de México este diferencial.

El instrumento ya fue utilizado en otros bancos centrales de economías emergentes, como el de Brasil y el Fondo Monetario Internacional ha realizado análisis sobre su operación y eficiencia. En uno de ellos, aseveró que el manejo de este forward ha permitido a las autoridades administrar la liquidez doméstica e intervenir en el mercado spot sin afectar las cifras oficiales de reservas internacionales.

Antes de manejar este instrumento, Banco de México realizaba intervenciones directas en el mercado cambiario, con cargo a las reservas, para participar como un integrante más del mercado en caso de alta volatilidad o incertidumbre contra el peso mexicano.

Sin embargo, dichas intervenciones generaron un costo, cercano a 27,000 millones de dólares subastados en menos de un año, entre agosto del 2015 y agosto del 2016.

[email protected]