Las colegiaturas de servicios educativos registraron el quinto mes consecutivo en desaceleración al completar una variación anual de 2.17% al 15 de septiembre, evidencia información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Se trata de la tasa anual más baja desde que se tiene registro para este rubro y podría estar explicada por la migración de matrícula y quiebra de instituciones educativas, como uno de los reflejos más claros de un entorno económico recesivo, advirtió el director de Investigación Económica en el think lab veracruzano SAVER, Luis Pérez Lezama.

Cuando uno tiene posibilidades de pagar por la oferta educativa privada por lo general los padres de familia utilizan su excedente para pagar por el servicio, explicó el catedrático e investigador de SAVER.

Pero cuando se está presentando un proceso recesivo en la actividad económica, que incluye destrucción de empleos, la misma familia sobrevive con sus inventarios y debe tomar la decisión de migrar a una oferta educativa que represente menos presión en el gasto, o bien trata de mantener a los hijos en la educación privada aplicando un reajuste del gasto, refirió.

Para tener una referencia, resulta que no se registró una desaceleración así en las colegiaturas ni en el 2009, cuando la economía cursaba por la crisis mundial y también por un proceso recesivo.

En aquel momento, de la primera quincena de septiembre del 2008 al mismo lapso del 2009, la variación de colegiaturas registró una fluctuación de 4.14 por ciento.

Para el catedrático e investigador es claro que por la trayectoria que trae la actividad económica, el deterioro del desempleo seguirá profundizándose y podría llegar a su pico en marzo o abril del año entrante.

Lo que significaría una crisis para este segmento de servicios de educación privada, donde es altamente probable que sobrevivan las instituciones educativas más grandes.

El experto acota que en SAVER están desarrollando, en este momento, una investigación sobre los servicios de educación privada, como referente de la situación económica por la que está atravesando la clase media en la recesión.

Electricidad y tecnología presionarán

El Banco de México desarrolló en un informe trimestral, un análisis sobre los factores que en 2019 incidieron en los precios de las colegiaturas.

Ahí, destacó que el precio de la electricidad y el de servicios de tecnologías de la comunicación, son determinantes para fijarlas. De ahí, el especialista de SAVER advierte que el modelo de educación en línea que están asumiendo las escuelas, terminará también por presionar al alza a las colegiaturas. Y toma los casos de las obligaciones tributarias que deben ahora asumir las plataformas de servicios digitales, y el uso de electricidad y aparatos electrónicos.

En el análisis, los investigadores del banco central hacen un acercamiento por regiones, y encontraron que en los estados del centro es en  donde son percibidos los mayores efectos de demanda del servicio de universidades públicas y el mayor empleo calificado.

Lo que hace regularmente que sean las universidades privadas del centro del país, las que suelen tener las colegiaturas más altas.

Secundaria, prepa y universidades, impactadas

Al desagregar la información del Inegi, se observa que las colegiaturas de educación secundaria y terciaria, esto es preparatoria y universidad, registraron la variación anual más amplia, de 2.10 por ciento.

Esto, medido entre la primera quincena de septiembre de 2019 y el mismo lapso de 2020.

Mientras las colegiaturas de preescolar y primaria, se inscribieron una fluctuación anual de 2.63% anual a la primera quincena de septiembre.

“Estamos viendo cierres de pequeñas empresas y centros educativos que sobrevivían de la parte baja de la demanda. Los que cobraban colegiaturas de 1,000 o 1,500 pesos (en Veracruz). La migración de matrícula, se ha incrementado 30% en las instituciones que sobrevivieron y 40% en las públicas del estado”, resaltó.

Y podemos inferir que es una situación generalizada en el país ante la profundidad de la recesión.

SAVER es el primer think lab veracruzano.

ymorales@eleconomista.com.mx