China alcanzará su meta de crecimiento de 6.5-7% este año, una señal tranquilizadora para una economía mundial que se encuentra débil y vulnerable , indicó la agencia de noticias estatal Xinhua.

Ésta se refirió a un problemático comienzo del 2016, probablemente en referencia a una fuerte caída del yuan y preocupaciones sobre la desaceleración del crecimiento de China que sacudió a los mercados a nivel global.

Tampoco sería fácil para China mantener un crecimiento estable en el 2017, aseguró Xinhua, debido a la persistentemente débil demanda externa, el continuo desapalancamiento, la presión de la reducción de capacidad y una desaceleración del sector inmobiliario .

Pero, a diferencia de otros países, China posee la flexibilidad para evitar un fuerte declive de la actividad a medida que reestructura su economía hacia el consumo y los servicios, refirió el artículo de Xinhua.

Asimismo, la agencia advirtió que los socios comerciales sólo tendrían acceso al mercado interno chino si otros países les otorgan un acceso similar, en un guiño al creciente sentimiento de proteccionismo global, una tendencia preocupante para el mayor exportador mundial.

China podría apuntar a un crecimiento económico de alrededor de 6.5% el próximo año, según reportes de Reuters, aún por sobre la mayoría de las otras economías importantes; pero si esa desaceleración ocurre, otros podrían necesitar a China más que nunca , indicó en el artículo.