El Consejo de Ministros de China esbozó este domingo medidas para lograr sus objetivos de alcanzar el pico de emisiones de carbono en 2030 y la neutralidad antes de 2060, pero dijo que los esfuerzos deben considerar la seguridad alimentaria y energética.

La declaración la hizo cuando una grave escasez de energía en China amenaza con opacar los esfuerzos de Pekín para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero, mientras los países se preparan para una nueva ronda de conversaciones sobre el clima en Glasgow a partir del 31 de octubre.

China debe "gestionar la relación entre la reducción de la contaminación y del carbono y la seguridad energética, la seguridad de la cadena de suministro industrial, la seguridad alimentaria y la vida normal de la población", dijo un documento del gabinete.

El texto también pedía una respuesta eficaz a los riesgos económicos de la transición ecológica y de bajas emisiones de carbono, para "evitar una reacción exagerada y garantizar una reducción segura del carbono".

Analistas esperaban que el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo pudiera ser convencido de empezar a reducir el consumo de carbón antes de su actual objetivo de 2026, pero la grave escasez de energía ha empujado al Gobierno a aumentar urgentemente la producción del combustible.