Agustín Carstens renunció a su cargo como gobernador del Banco de México, con un plazo efectivo al 1 de julio del año entrante, tras aceptar la nominación para dirigir el Banco de Pagos Internacionales (BIS).

Su nuevo encargo al frente del llamado banco de los bancos centrales, el BIS, comenzará a correr a partir del 1 de octubre del 2017, con lo que se convertirá en el primer director general cuyo origen es de una economía emergente.

Desde Basilea, Suiza, sede del banco de pagos, informaron que la selección del nuevo director general estuvo a cargo del Comité de Nominación, encabezado por el presidente del Consejo Directivo del BIS, Jens Weidmann, y siete banqueros centrales integrantes del mismo Consejo.

La junta de directores de la institución se aseguró de que el próximo director general cuente con la experiencia internacional y el remarcado calibre del señor Carstens .

Ahí mismo el BIS detalla que Carstens cuenta con un alto reconocimiento en banca central y en las comunidades financieras internacionales y mantiene una sólida y estrecha relación con el BIS .

Ha sido miembro del Consejo del BIS desde el 2011. Desde el 2013 ha dirigido exitosamente el Global Economy Meeting of Governors, donde se ha encargado de identificar áreas de riesgo y oportunidades en el sistema financiero global y el mundo económico.

En un comunicado, el Banco de México informó que el banquero central mexicano presentó su renuncia al cargo de gobernador de Banxico, al presidente Enrique Peña Nieto, efectiva a partir del 1 de julio de 2017.

Esto con el fin de poder aceptar la designación como gerente general del BIS .

El gobernador Carstens sustituirá a Jaime Caruana, quien concluyó su periodo como gerente general del BIS recientemente, e informó al Consejo Directivo que estaba dispuesto a esperar unos meses más después de junio si resultaba necesario , tal como lo dio a conocer un vocero del BIS a El Economista el pasado fin de semana.

Al mediodía, dos horas después de haber confirmado oficialmente su renuncia al cargo como gobernador del banco central, Carstens explicó en conferencia de prensa que él siempre ha otorgado importancia al papel de los organismos financieros internacionales.

Recordó que hizo su primer esfuerzo en el 2011, cuando buscó la posición de director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Entonces, dio un gran reconocimiento y gratitud al Consejo de Administración del BIS, por designarme como el primer gerente general procedente de un país emergente, sin poner como precondición la nacionalidad o algún arreglo no escrito .

Cuando Carstens hace referencia a algún arreglo no escrito o la nacionalidad del candidato, se refiere a la regla tácita que desde su origen ha dejado al frente del Banco Mundial a funcionarios de origen estadounidense, y en el FMI, a directivos europeos.

En el 2017, México vivirá triple choque con o sin Carstens

La economía mexicana el año próximo enfrentará un triple impacto de tipo real, con Agustín Carstens o sin él al frente del Banco de México, consignan analistas de Citibanamex y Moody’s Analytics.

Dos que son de orden internacional y tienen que ver con la debilidad del crecimiento global, junto con las políticas que aplicará la nueva administración de Estados Unidos.

Y uno de tipo doméstico, que es el previsible aumento de la inflación que el mismo Banco de México alertó la semana pasada, advierte el director de la consultoría Moody’s, Alfredo Coutiño.

En medio de este panorama es que la renuncia de Agustín Carstens a la gubernatura de la institución pone a México en un punto crítico, aseveró en entrevista desde Filadelfia.

Aquí en México, Eduardo Revilla, economista de Citibank, explica que el impacto de esta decisión, en medio de un entorno de incertidumbre para México, abona a la previsión de una postura más restrictiva de Banxico, que llevaría al incremento de 25 puntos base de la tasa en diciembre, que la dejaría en 5.50 por ciento.

Para Jaime Reusche, analista soberano para América Latina en Moody’s, no están en la responsabilidad del Banxico los factores que hoy son los de mayor incidencia en el perfil crediticio negativo que pesa sobre la calificación del país.

El Banco de México se ha caracterizado por tener un largo antecedente de continuidad en su política económica, lo que confían que persistirá en la institucionalidad , aseveró.

No abandona barco

En la conferencia de prensa que dio el todavía banquero central mexicano, descartó estar abandonando el barco en medio de la tormenta.

Voy a estar aún siete meses al frente de la Junta de Gobierno de la que soy miembro entre cinco integrantes. Y espero que la tormenta no dure tanto , aseveró.

Se comprometió a seguir trabajando con toda la entrega con la Junta de Gobierno y destacó la gran coordinación que mantenemos con la Secretaría de Hacienda en los diferentes órganos en los que interactuamos .

De ninguna manera se debe leer mi salida (de Banxico) como una reacción coyuntural. El tiempo no ha sido marcado por mí sino por el BIS que tiene sus procesos. Así se dieron los tiempos y mi decisión de tomar la oportunidad es porque mi interés es el de seguir sirviendo a México en un ámbito más global .

Destacó que lo que le da más tranquilidad de dejar Banxico es que el banco central es una institución bien formada, con una vida autónoma que ha sido respetada por el Ejecutivo y el Legislativo .

Soy uno de los cinco miembros de la Junta de Gobierno que toma decisiones, soy un vocero en cierto sentido de las decisiones del grupo, pero precisamente que sea un gobierno colegiado el que toma las decisiones relevantes en la institución es lo que da profundidad y dirección, transparencia en las minutas, y deja claro el grado de debate de la institución .

Es la fortaleza institucional de Banxico lo que permite, dijo, que tome el paso, seguro de que en su momento el presidente hará una designación atinada y el banco central tendrá un buen gobernador y el país ganará un representante en una institución de alta responsabilidad en el exterior.

El banquero central agregó que su salida no tiene que ver con diferencia alguna con la Secretaría de Hacienda ni con el gobierno federal.

Incluso, justificó los distintos pronósticos de crecimiento que tienen el Banco de México y Hacienda, pues debido a la volatilidad mundial, la tarea de hacer previsiones se dificulta para todos, aun para los organismos internacionales.

Como el Banco de México es miembro activo del BIS, desde mi nueva posición podré seguir sirviendo a nuestro país , detalló el banquero central.

PERFIL

actualmente, agustín Carstens es el Gobernador del Banco de México (Banxico), una posición en la que se ha desempeñado desde el 2010.

Al aceptar su designación como director general del Banco de Pagos Internacionales (BIS), se comprometió a iniciar la gestión el 1 de octubre del año entrante, responsabilidad que asume como primer mexicano en el cargo, y primer funcionario proveniente de una economía emergente.

Desde el 2015, preside el Comité Financiero y Monetario que es el principal órgano ejecutivo y rector de las políticas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Fue Secretario de Hacienda del 2006 al 2009 y en paralelo, fue presidente del Comité de Desarrollo del FMI y el Banco Mundial.

De 1999 al 2000, Carstens fue director ejecutivo del FMI y en el 2003 fue nombrado Subdirector Gerente del FMI, nada más dos sitios debajo del Director Gerente, Rodrigo de Rato.

Pero su carrera profesional se desarrolló principalmente en el Banco de México, pues desde 1980 desempeñó posiciones en el Departamento de Investigación Económica del Banxico y en la Oficina del Gobernador.

Nació el 9 de junio de 1958 en Ciudad de México, cuenta con un máster y un doctorado en economía por la Universidad de Chicago y se graduó con honores de la licenciatura de economía en el ITAM.

Desde el 2011, ha sido miembro del Consejo del BIS y desde el 2013, ha dirigido exitosamente, según el propio Banco de Pagos, el Global Economy Meeting of Governors, donde se ha encargado de identificar áreas de riesgo y oportunidades en el sistema financiero global y el mundo económico.

ymorales@eleconomista.com.mx