En el 2019 el Banco de México consiguió por segundo año consecutivo acumular reservas internacionales, resultado de la apreciación cambiaria de la moneda nacional respecto de las divisas que integran este acervo.

Entre el 1° de enero y el 27 de diciembre del 2019 se logró una acumulación de 5,957 millones de dólares en la reserva del banco central, “resultado principalmente del cambio en la valuación de los activos internacionales”.

Este flujo superó los 1,807 millones de dólares que consiguió acumular Banxico en la reserva del banco central en el 2018, cuando se rompió la racha de tres años consecutivos de pérdidas en el activo, según cifras de los estados de cuenta del banco central.

Como se recordará, entre el 2015 y el 2017, la Comisión de Cambios, integrada por Banco de México y la Secretaría de Hacienda, dirigió una serie de subastas diarias de dólares para tratar de ordenar los movimientos del mercado cambiario, afectado por la aversión hacia las naciones emergentes y la irrupción de robots en las operaciones del mercado financiero.

De acuerdo con el estado de cuenta del Banco de México, correspondiente a la última semana del 2019, las reservas sumaron 180,749 millones de dólares, un nivel que bajo la métrica del Fondo Monetario Internacional “es adecuado para un mediano plazo”.

El banco central define que las reservas internacionales son “las divisas y oro propiedad del Banco de México, que se hallan libres de todo gravamen y cuya disponibilidad no está sujeta a restricción alguna”.

Dichas reservas consiguieron una recuperación no vista en cinco años, cuyo precedente más cercano se dio en el 2014, cuando se aplicaba un programa ex profeso para su acumulación que sólo en ese año favoreció al ahorro de 16,523 millones de dólares.

El gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, explicó en una reciente conferencia de prensa que los mecanismos de acumulación de reservas están diseñados para que se fortalezcan a partir de la venta de dólares de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Pemex retira dólares

Pero según la información emitida por el banco central, la petrolera, lejos de vender divisas a Banxico y facilitar con ello la acumulación de reservas, retiró dólares de la cuenta que tiene en el banco central en el 2017 y el 2018, por 983 millones de dólares.

En los citados años se confirmó un desplome en la producción y comercio de petróleo que limitó la disponibilidad de divisas para Pemex.

Apenas en el 2019, según el estado de cuentas de Banxico al 27 de diciembre, Pemex ingresó 74 millones de dólares, que es el menor monto registrado en su cuenta desde el 2012.

Ante esta evidencia, fue que la Comisión de Cambios decidió ejecutar el esquema de subastas de forwards cambiarios pagables en pesos, de manera que las reservas permanecieran sin impacto ante la eventualidad de un choque externo que demandase hacer uso de estos recursos por parte del Banco de México.

El decano de la Junta de Gobierno, el subgobernador Javier Guzmán Calafell, ha explicado que en la medida que opera un tipo de cambio flexible, la necesidad de usar reservas es menor. Sin embargo, admitió que la posibilidad de acumular más reservas “se tiene que analizar de forma permanente pues, si cambian las circunstancias en algún momento, esta política debería cambiar”.

[email protected]