Banorte mantiene un “optimismo documentado” en la economía para este año, por lo que su estimación de crecimiento es de 0.8 por ciento.

“Estamos optimistas documentados. Vemos que va a ser un mejor año que el pasado”, dijo Marcos Ramírez Miguel, director general del grupo financiero.

En conferencia de prensa durante la presentación de resultados trimestrales, el banquero detalló que, desde Banorte, están preparados para financiar todo lo que sea necesario.

“Estamos preparados. A eso nos dedicamos, de eso vivimos, y eso es lo que queremos, buenos proyectos para poder financiarlos. Lo que necesitamos es garantizar que el que tenga dinero lo esté invirtiendo bien a través nuestro, para poder darle los rendimientos que necesita”, dijo.

Gabriel Casillas, director general adjunto de Análisis Económico y Relación con Inversionistas, explicó que el pronóstico de crecimiento de la economía mexicana para el 2020 es de 0.8 por ciento.

Los cuatro pilares de la reactivación

Esta proyección la sustentó en cuatro pilares: la expectativa de la reactivación de las inversiones tanto públicas como privadas; la muy posible ratificación del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá; la previsión de una recuperación en la producción petrolera, y que se trata de un año bisiesto.

“Todavía no tenemos el dato de Inversión Fija Bruta para todo el 2019, pero es muy probable que haya caído en todo el año alrededor de 5 por ciento. Entonces, para este año estamos esperando una regresión importante; estamos esperando que ya no sea negativo, que sea positivo y que sea de alrededor de 0.5 por ciento. En los primeros años de gobierno siempre hay una desaceleración importante, tanto pública como privada”, puntualizó.

Agregó: “Hay muy buena percepción de México. Los inversionistas ven que las cosas van bien, con la ratificación del T-MEC se pueden impulsar las inversiones. Estimamos que el país crecerá 0.8% este año”.

Inversiones

Javier Beltrán, director general de Administración, adelantó que este año el banco invertirá 8,000 millones de pesos, de los cuales 6,000 millones serán para cuestiones tecnológicas y 2,000 millones para infraestructura como renovación de sucursales y edificios.

Marcos Ramírez destacó que aunque para el banco lo digital es y será muy importante, no descuidarán otros canales.

“No todo va a ser digital. Sí va a ser mucho, pero seguimos pensando que corresponsales, sucursales, call center y cajeros van a estar ahí, y también lo digital. No nos vamos a olvidar de ninguno de los motores, vamos a jalar a todos y los clientes van a decidir cuál de los motores usar”, señaló.

[email protected]