Los grupos financieros Banamex, Bancomer, Santander y Banorte estimaron que la inflación en enero de este año será de 0.97% y de 4.53% a tasa anual, luego del 3.97% reportado para diciembre de 2013.

Explicaron que el repunte de la inflación en el primer mes de 2014 se asoció a los efectos de la nueva estructura impositiva que entró en vigor como parte de la reforma fiscal, los cuales fueron parcialmente compensados por menores precios de productos agrícolas.

Coincidieron en que si bien la inflación a tasa anual se ubicará por arriba de 4%, que es el límite máximo del objetivo para todo el año, estas presiones sobre los precios serán transitorias y a partir de febrero observará una tendencia decreciente.

Sobre el dato a conocerse este viernes, Banamex pronosticó una inflación mensual de 0.98% y un aumento a 4.57% a tasa anual desde 3.97% de diciembre previo, debido en gran parte al impacto que las medidas fiscales generaron en la primera mitad de enero, aunque prevé que todavía se registrarán alzas en la segunda mitad del mes.

Adicionalmente, expone, por la construcción del Índice Nacional de Precios al Consumidor mensual (promedio de las dos quincenas), el aumento en el precio del metro capitalino registrado en diciembre todavía presentará un impacto de alrededor de cuatro puntos base sobre la inflación general.

A su vez, BBVA Bancomer anticipa un incremento mensual de la inflación general de 0.95%, con lo cual la cifra interanual se ubicaría en 4.54% frente al 4.63% en la primera quincena de enero y el 3.97% del cierre de 2013.

Considera que las presiones de precios debieran ser transitorias dado que no anticipa efectos de segundo orden, y que a partir de febrero debiera observarse una tendencia decreciente en términos interanuales.

Por su parte, Santander calcula que en enero los precios al consumidor registraron un incremento de 1.02% que implicaría una tasa anual de 4.61%, proveniente de 3.97% en diciembre de 2013.

Señala que el repunte de la inflación en el primer mes del año se asoció a los efectos de la nueva estructura de impuestos aprobada en la reforma fiscal (IVA, IEPS, impuestos a la gasolina), impacto que habrían sido compensados parcialmente por la baja en los precios de algunos productos agrícolas.

En tanto, Banorte estima un incremento de 0.94% mensual en enero pasado, y con ello prevé que la inflación anual se ubicará en 4.5% anual desde la tasa de 3.97% en diciembre de 2013.

Apunta que la inflación durante enero se explicará por los primeros efectos de la reforma fiscal, que afectaron particularmente los precios de mercancías así como de los energéticos.

Estas presiones serán compensadas por menores precios agrícolas, sobre todo en la primera mitad del mes, pese a que hubo alzas moderadas en productos como el limón, cebolla y aguacate, junto con fuertes bajas todavía del jitomate y tomate verde, agrega.

nlb