La autonomía del Banco de México cumple cinco lustros. Durante ese lapso, ha mantenido su mandato como factor de estabilidad para la inflación y no ha estado exento de presiones para que asuma decisiones relacionadas con el crecimiento económico.