Londres.- El Banco de Inglaterra (BoE, por su sigla en inglés) decidió este jueves conservar sus tasas de interés en 0.5%, ante la incesante caída de los precios internacionales del petróleo, que podrían afectar la inflación en Reino Unido.

Con ocho votos a favor y uno en contra, los miembros del Comité de Política Monetaria (MPC) del Banco Central británico determinaron este jueves, luego de dos días de deliberaciones, que queden sin cambios los tipos de interés, en su mínimo histórico establecido hace casi siete años.

NOTICIA: BoE, dividido sobre recursos a banca

La institución monetaria mantiene sin cambios las compras de deuda en 375,000 millones de libras (más de 493,000 millones de euros), tal y como era esperado, según un reporte de la cadena británica BBC.

En su minuta preliminar, el BoE destacó que sus determinaciones obedecen en gran parte a las recientes caídas en los precios internacionales del petróleo, que podrían deprimir la inflación global en corto plazo, lo que afectará también a Reino Unido.

El crecimiento económico británico, probablemente sería un poco más lento de lo previsto anteriormente, a juzgar por el tono pesimista reciente entre las empresas, por la caída de los precios del petróleo , destacó la institución financiera.

Además, el Banco Central consideró a que la recuperación económica británica aún no está bien afianzada, pues los sectores manufacturero y de la construcción han arrojado cifras bajas de producción, por lo que no hay razón para modificar las tasas de interés

El gobernador del BoE, Mark Carney, indicó antes de conocerse la determinación del banco emisor británico que la reciente decisión de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos de subir sus tipos de interés "no era decisiva" para el caso del Reino Unido.

Según Carney, cualquier cambio en los tipos de interés británicas estará relacionado con las condiciones económicas del Reino Unido.

NOTICIA: Funcionarios se inclinan hacia alza de tasas: BoE

La economía de Reino Unido se ubicó en el tercer trimestre del recién concluido 2015, en 0.4%, una décima por debajo respecto al segundo trimestre, mientras que la tasa interanual de inflación se situó en noviembre pasado en 0.1%, sin cambios respecto a octubre.

El Banco Central Europeo (BCE) ha mantenido estables sus tipos de interés desde el 5 de marzo de 2009, cuando también estableció un programa de compra de activos mediante la emisión de reservas, que ha ampliado hasta alcanzar su actual volumen en julio de 2012.

mac