El Banco Central de Brasil (BCB) recortó este miércoles 5 de agosto su tasa básica en 0.25 puntos porcentuales, a 2%, un nuevo mínimo histórico, sin cerrar la puerta a un "pequeño" recorte suplementario ante las incertidumbres planteadas por la pandemia de coronavirus.

Ese recorte, adoptado por unanimidad de los nueve miembros del Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB, es el noveno consecutivo desde junio de 2019, cuando la tasa de referencia Selic estaba en 6.5 por ciento.

El Copom resaltó en su comunicado que "los indicadores sugieren una recuperación parcial" de la economía brasileña, que en 2020 debe sufrir su peor contracción anual debido al paro de las actividades provocado por la pandemia y las medidas de confinamiento adoptadas por los estados para combatirla.

Tironeado entre la necesidad de mantener "un estímulo monetario extraordinariamente elevado" y la amenaza de un grave desequilibrio fiscal, el Copom afirmó que "el espacio restante" para un nuevo recorte, "si existiese, debe ser pequeño".

El recorte de las tasas es una herramienta utilizada para incentivar el crédito, la inversión y el consumo, cuando la inflación está bajo control.

Ese sigue siendo el caso, dado que la expectativa del mercado es de un aumento de precios de 1.63% este 2020, muy por debajo del centro de la meta de 4% e incluso de su piso, de 2.5 por ciento.

Según datos divulgados este martes, la producción industrial de Brasil creció 17.9% entre mayo y junio, pero aún así registra una contracción de 13.5% desde marzo. En el primer semestre, la contracción fue de 10.9% sobre igual período del año pasado.

En medio de esas cifras vertiginosas, los analistas comenzaron a reducir la dimensión del hundimiento de la mayor economía latinoamericana. El mercado prevé una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) de 5.66% en 2020, frente a -6.5% hace un mes, según la última encuesta semanal Focus del BCB.

El presidente del BCB, Roberto Campos Neto, afirmó en julio que veía "el inicio de una recuperación en 'V'", es decir, de un fuerte rebote, aunque admitió ignorar si tendrá continuidad.

kg