El Banco Central de Brasil (BCB) recortó el miércoles su tasa básica de 6% a 5.5%, un nuevo mínimo histórico en medio de un contexto de inflación bajo control y débil crecimiento.

La decisión, adoptada por unanimidad por los nueve miembros del Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB, coincide con las expectativas del mercado y la industria, ávidos de medidas que puedan estimular a la primera economía latinoamericana.

"Indicadores de actividad económica divulgados desde la reunión anterior del Copom sugieren una retomada del proceso de recuperación de la economía brasileña. El escenario del Copom supone que esa retomada ocurrirá a un ritmo gradual", indicó en un comunicado el comité, que también señala incertidumbres en el escenario externo.

"Los riesgos asociados a una desaceleración más intensa de la economía global permanecen", apuntó.

Los mercados esperan que 2019 cierre con una inflación alrededor del 3.5%, una expectativa por debajo del centro de la meta oficial de 4.25 por ciento.

El BCB había realizado 12 recortes sucesivos de la Selic entre octubre de 2016 y marzo de 2018, llevándola de 14.25% a 6.5%, y la mantuvo en ese nivel en las 10 reuniones que realizó desde entonces hasta julio, cuando la rebajó a 6 por ciento.

De acuerdo con analistas consultados por la AFP, los nuevos recortes podrían acabar estimulando la economía, que nunca terminó de despegar desde la recesión de 2015-2016 y arrastra 12.6 millones de desocupados.

"La reducción de las tasas puede estimular la producción, lo que genera confianza para los inversores extranjeros", explicó Fernando Bergallo, de la consultora FB Capital.

Pero para que Brasil consolide su recuperación económica, los mercados cuentan con la reducción del gasto público a largo plazo, principalmente a través de la reforma de las jubilaciones —considerada como la primera medida para sanear las cuentas públicas—, que está cerca de aprobarse en el Senado.

"El proceso de reformas y ajustes necesarios para la economía brasileña ha avanzado pero perseverar en ese proceso es esencial para la caída de la tasa de interés estructural y para la recuperación sustentable de la economía", advirtió el Copom.

El proyecto de reforma permitiría ahorrar unos 930,000 millones de reales (230,000 millones de dólares) en 10 años, aunque ese valor podría sufrir cambios durante su trámite legislativo.

abr