Denunciando la gestión de la banca española, sumida en una reestructuración que conllevará la supresión de miles de empleos, cientos de trabajadores del sector se manifestaron en Madrid y en otras varias ciudades de España.

Se destruyeron más de 30,000 puestos de trabajo desde el 2008 y todos los pronósticos hacen pensar que se destruirán otros 20,000 en este próximo quinquenio , afirmó la Unión General de Trabajadores, uno de los principales sindicatos del país que llamó a manifestar.

Según el Banco de España, el sector bancario, considerado como sobredimensionado en relación con el tamaño del país, perdió más de 28,000 empleos entre el 2008 y el 2011, pasando de 270,855 trabajadores a 243,041.

Esta supresión de puestos agrava un desempleo que golpea a uno de cada cuatro trabajadores y la mitad de los jóvenes en España.

No somos banqueros, somos trabajadores , gritaban cientos de manifestantes frente al Banco de España en Madrid, muchos de ellos de Bankia, cuyo derrumbe precipitó una ayuda de la eurozona de hasta 100,000 millones de euros para el sector bancario español.

Bankia es la punta del iceberg de todo el sistema financiero que está ahogado por la mala gestión política. Son los trabajadores que pagan esta mala gestión , denunciaba Anna Sánchez, una comercial de Bankia de 44 años.

Como en Madrid, cientos empleados de la entidad protestaron también en Barcelona, Valencia, Avila, Las Palmas de Gran Canaria o Segovia.

Bankia, que cuenta con 7.5 millones de clientes, presentó a los sindicatos los sacrificios ligados a su reestructuración: hasta el 2015 debe suprimir casi 6,000 empleos, es decir, 28% de sus efectivos, pasando de 20,589 trabajadores a 14,500. Para lograrlo, cerrará más de un tercio (39%) de sus sucursales.

Por su lado Santander, primer banco de la eurozona por capitalización, confirmó su intención de absorber sus filiales Banesto y Banif, lo que conllevará la destrucción de 3,000 empleos, según fuentes sindicales.