Baja California sería el estado más beneficiado por los incentivos fiscales que entrarán en vigor el primer día del 2019 en la frontera norte del país.

La reducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a 8% y del Impuesto sobre la Renta (ISR) a 20%, el aumento al doble del salario mínimo (176.72 pesos diarios) y la homologación de los precios de los combustibles con Estados Unidos en 3,180 kilómetros de la franja fronteriza (el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó el sábado pasado el Decreto de Estímulos Fiscales de la Región Frontera Norte), complementarán la fortaleza que muestra el estado.

En primer lugar, de las entidades de la frontera norte, sólo Baja California se ubicó en el top 10 de crecimiento económico a nivel nacional durante el anterior sexenio, con una tasa promedio anual de 3.5%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Además, es el territorio de todo México que registra la mayor concentración de empresas del Programa de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (IMMEX), con 18.1% del total.

Este programa, que es otro escenario fiscal, es un instrumento que puede ser utilizado por las empresas que importen mercancías de manera temporal y realicen un proceso industrial o de servicio destinado a la elaboración, transformación o reparación o prestación de servicios de exportación.

IMMEX difiriere el pago del impuesto general de importación, del IVA y, en su caso, de las cuotas compensatorias. Además, las empresas se pueden establecer dentro de un Recinto Fiscalizado Estratégico (que también ofrece incentivos fiscales).

Otra fortaleza de Baja California es la consolidación de la megarregión que está conformando con California —también resalta la economía binacional Sonora-Arizona—, que en conjunto representan un valor de producción estimado en 250,000 millones de dólares.

De hecho, las cámaras empresariales de ambos estados apuestan por el desarrollo de la infraestructura como uno de los puntos claves para detonar la economía en la región, como la construcción de un segundo puerto de cruce fronterizo en Tecate, unir la Vía Corta (del lado mexicano) con la Línea del Desierto (del lado estadounidense) o una tercera garita en Tijuana: Mesa Otay II.

El director de la firma TLC Asociados, Octavio de la Torre de Stéffano, dijo que con el aumento al salario mínimo a partir del primero de enero del 2019 en los municipios de la frontera norte se busca alentar la competitividad frente Estados Unidos, por lo que diversos sectores productivos tendrán que estar preparados para realizar este ajuste histórico en la nueva política salarial del país.

Con este incremento, añadió, el gobierno federal busca evitar la migración de connacionales a la Unión Americana para que se queden en el país y contribuyan al desarrollo del territorio mexicano.

Destacó que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de Baja California también se comprometió a continuar con el proceso de recuperación del poder adquisitivo del salario mínimo a la par de que se impulsa la revisión de los salarios mínimos profesionales, además de incorporar en el corto plazo a las trabajadoras del hogar y a los jornaleros agrícolas entre las categorías ocupacionales.

Inseguridad

Para Tamaulipas, los incentivos fiscales representarían un “tanque de oxígeno”, ya que a nivel nacional se posicionó en el lugar 28 de crecimiento económico en el periodo que comprende del 2013 al segundo trimestre del 2018, con una tasa promedio anual de 0.9%, sólo por encima de Veracruz (0.5%), Chiapas (-0.2%), Tabasco (-2.8%) y Campeche (-5.2 por ciento).

Francisco García Fernández, investigador de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, reconoció que no será fácil el camino, ya que hay un alto nivel de desempleo e informalidad.

“La inseguridad es la raíz del problema con Tamaulipas, tenemos problemas y la zona libre nos ayudará a mejorar, pero no será fácil. Muchos empresarios no invierten por ver que hay secuestros y asaltos en la entidad”, afirmó.

Manifestó que haciendo validar el Estado de Derecho, “las cosas mejorarán y será más fácil la llegada de inversión”.

Ganan todos

El Decreto de Estímulos Fiscales de la Región Frontera Norte tendrá un incentivo económico con la disminución de impuestos para las empresas y para los trabajadores al duplicarse el salario mínimo, expuso Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

“La región norte sale ganando por tener el incentivo económico de disminución en el ISR e IVA, es positivo para las empresas que se encuentran en esa zona y para los mismos trabajadores porque va acompañado del salario mínimo que tendrán que duplicar”, indicó.

Esto traerá un mayor poder adquisitivo en la zona y generaría una activación económica, sostuvo el especialista.

El objetivo, comentó Meléndez Aguilar, es que disminuya la migración hacia Estados Unidos, “es un problema que se ha dado, debido a que hay una disparidad importante entre los sueldos de México y de ese país”.

Según información del CIEP, las medidas de reducir el IVA en la zona fronteriza a 8% y el ISR a personas morales a 20% podrían resultar en una pérdida recaudatoria total que va desde 83,149 millones de pesos hasta 104,411 millones.