El sistema de seguridad social universal podría fondearse de una nueva contribución al consumo, paralela al IVA, que debería ser contemplada en la reforma fiscal, sugiere el vicepresidente de conocimiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Santiago Levy.

Este nuevo gravamen estaría específicamente destinado a la seguridad social de todos los mexicanos y, por tanto, serían todos, sin excepción, quienes contribuirían para sostenerlo, explica en conversación con El Economista.

Sería una contribución con un destino específico, con la misma base que el IVA, pero no se iría a la recaudación general , observa.

Dice que en varios países se está identificando que la actual combinación de impuestos y subsidios no es la más adecuada y pone el ejemplo de Colombia para evidenciar que sí se puede armar una estructura neutral, recaudatoriamente hablando, que deje de recargarse en un grupo de contribuyentes cautivos.

Una reforma que está en curso en Colombia parece muy interesante. Es una reforma eutral recaudatoriamente, donde bajarán los gravámenes al trabajo y se compensará con más impuestos al consumo vía IVA y más ISR , refiere.

INFORMALIDAD, EL RETO

Abunda que un paso determinante para completar eficientemente el sistema de seguridad social universal es el combate a la informalidad.

Las razones por las cuales las empresas y trabajadores están en la informalidad se tendrían que abatir, sugiere. Y una de estas razones es la fuerte carga impositiva que tienen las empresas, asegura.

Identificado por ser uno de los creadores del sistema de cobertura y protección a la pobreza más replicado a nivel mundial, Oportunidades–Progresa, considera que la propuesta de seguridad universal debe tener un doble propósito: motivar la inclusión social y darle un funcionamiento eficiente al sistema laboral.

El primer propósito es mejorar en la dimensión social , comentó.

[email protected]