El pasado viernes, los bancos europeos depositaron 507.876 millones de euros en el Banco Central Europeo (BCE), el tercer mayor importe de la historia colocado por las entidades en la facilidad del depósito.

La cifra muestra la desconfianza que impera entre los bancos que están dispuestos a obtener sólo 0.25% por su dinero con tal de tener la certeza de que éste les será devuelto.

La facilidad del depósito se ha convertido en uno de los termómetros de la desconfianza entre los bancos, ya que supone que éstos renuncian a una rentabilidad más elevada que ofrece el mercado interbancario a un día, donde podrían obtener un interés de 0.372% o como simplemente prestarlo.

La cifra es la tercera más grande en la historia del BCE, la mayor alcanzó los 528,184 millones y se depositó el 17 de enero, el último día del periodo de reservas previo. El segundo mayor importe se depositó el 5 de febrero y alcanzó los 511,438 millones.

Desde la anterior referencia del 9 de febrero, los fondos subieron casi 12,000 millones de euros.

Sin embargo, el alza también se debe a factores técnicos, ya que hoy finaliza el periodo de cómputo de las reservas mínimas mensuales que deben mantener los bancos en la institución monetaria y muchas de ellas ya han cumplido con el BCE, así que han sacado sus fondos de la cuenta específica del supervisor para este cometido.

El BCE remunera a 1% en la cuenta utilizada para cumplir con las reservas mínimas hasta el momento en el que la entidad ha cumplido su requisito mensual. Una vez cumplido, el exceso de liquidez depositado en la cuenta deja de tener una remuneración, lo que provoca que muchas entidades lo lleven a la facilidad de depósito para así obtener al menos 0.25%, y explica que conforme se acerca el fin del periodo los depósitos aumenten.

Otra de las razones que podría estar orillando a los bancos a depositar su dinero en el BCE es lo cercano que se encuentra la celebración de la segunda subasta a tres años que realizará el banco central.

De acuerdo con los especialistas, esta vez los bancos pedirían más de 1 billón de euros al BCE, con lo que se duplicaría lo que pidieron en diciembre pasado.

No obstante, el Presidente del organismo monetario espera que la demanda sea semejante a la registrada en diciembre.

De cumplirse esta expectativa, el banco central estaría prestando alrededor de medio billón de euros con vencimiento a tres años y un interés de 1 por ciento.

DISMINUYE COMPRA DE BONOS

Por otro lado, la semana pasada el BCE redujo la cantidad de deuda pública que compró de la zona euro a 59 millones de euros desde los 124 millones de una semana atrás. Así, la cantidad de bonos en manos del banco suma 219,500 millones, la entidad retirará hoy esta cantidad del sistema para evitar presiones sobre la inflación, en una operación en la que ofrecerá a los bancos un premio de 1 por ciento.