La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y sus aliados quieren retrasar el acuerdo de deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que consta de 44,000 millones de dólares, hasta que la pandemia de Covid-19 se haya aliviado, informó el diario Financial Times.

“Cristina quiere cerrar un trato con el FMI después de la pandemia”, dijo un funcionario cercano a la “poderosa” vicepresidenta.

El gobierno argentino se encuentra en diálogo con el organismo internacional para alcanzar un nuevo programa que reemplace al acuerdo firmado en el 2018 por el entonces presidente Mauricio Macri, que disponía de un crédito por 57,000 millones de dólares, de los cuales se desembolsaron 44,000 millones.

El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, declaró el sábado: “Buscamos trabajar de una manera constructiva (con el FMI). No queremos repetir errores. El anterior programa se hizo a espaldas de la gente y nos hizo mucho daño”.

De igual forma, en días anteriores, el presidente argentino, Alberto Fernández, dijo en una entrevista a un diario de Argentina que creía que el FMI debería otorgar al país términos más “flexibles”.

El mandatario sostuvo que se busca que el Fondo “flexibilice los plazos” en un programa de facilidades extendidas.

Por otro lado, hasta hace unos días, autoridades argentinas fijaron para el próximo mayo la negociación de un nuevo acuerdo con el FMI, plan que originalmente iba a realizarse en marzo, sin embargo, fuentes cercanas al gobierno peronista del presidente Alberto Fernández dijeron que buscaban una demora aún más larga.

La semana pasada, el Congreso aprobó que cualquier programa con el FMI deberá ser aprobado por el propio Parlamento, ya que las decisiones de tomar deuda exceden a un periodo de Gobierno, según la administración de Fernández.

Agenda ambiciosa

Por su parte, Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, dijo en una conferencia de prensa la semana pasada que, el objetivo de Argentina de llegar a un acuerdo con el Fondo para mayo es un cronograma ambicioso.

“No lo veo inviable, pero obviamente es una fecha ambiciosa” (...) Las autoridades en Argentina están trabajando de una manera importante para atender obviamente la necesidad de poder llegar a la fecha de mayo”.

Asimismo, aunque queda mucho tiempo para negociar, hasta el momento no se han logrado avances sustanciales entre Argentina y el FMI en los seis meses desde que el presidente Guzmán selló un acuerdo sobre la reestructuración de la deuda de Argentina con acreedores privados. El comentario de Werner también se dio tras las declaraciones por parte de la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

“Conocen el dicho en Argentina: ‘Se necesitan dos para bailar tango’; así, ambas partes deben encontrar el camino hacia un acuerdo”, dijo Georgieva en declaraciones a periodistas.

Historial de deuda

Argentina lleva meses en conversaciones con el FMI para reestructurar los términos de este préstamo, el cual se solicitó al no contar con financiamiento externo en los mercados de capitales, con la idea de enfrentar una crisis económica que finalmente disparó la pobreza y el desempleo en el país sudamericano.

Argentina lleva tres años de recesión; sólo en el 2020 perdió más de 10% de su PIB, según analistas privados.