Los países miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtieron que un alza de las tasas de interés por parte de las economías avanzadas, puede ser especialmente dolorosa para las emergentes. Así, se lee en el comunicado final del Comité Financiero y Monetario del Fondo Monetario Internacional (IMFC), el máximo órgano para el Fondo.

“La gran fragilidad financiera podría plantear riesgos en caso de que las condiciones monetarias mundiales se endurezcan rápidamente”, mencionaron.

En el comunicado final de las reuniones se comprometieron a mantener la política monetaria acomodaticia y en línea con el mandato de cada uno de los bancos centrales y subrayaron su acuerdo para equilibrar sus políticas económicas y monetarias y reforzar la cooperación para superar la crisis de forma duradera, al tiempo que reconocieron que “una volatilidad excesiva o la fluctuación desordenada de los tipos de cambio puede tener consecuencias negativas para la estabilidad económica y financiera.

“Nos abstendremos de realizar devaluaciones competitivas y no utilizaremos nuestros tipos de cambio con fines competitivos”, resaltaron.

Bajo la presidencia del IMFC, que en esta ocasión es representada por la ministra de Hacienda de Suecia, Magdalena Andersson, enfatizaron la necesidad de una estrecha cooperación internacional para acelerar la producción de la vacuna y facilitar su distribución asequible y equitativa de todos.

Secuelas en la mira

En el comunicado dijeron que “la crisis puede dejar secuelas prolongadas y exacerbar la pobreza y las desigualdades, cuando el cambio climático y otros desafíos compartidos son cada vez más urgentes”.

Ante el riesgo de que se presenten estas secuelas y tengan un carácter permanente, los miembros del IMFC respaldaron la ampliación de capital para el organismo, en 650,000 millones de dólares que saldrían de las reservas monetarias de los Derechos Especiales de Giro del FMI, especialmente los representantes de países de ingresos medios.

Esto porque la distribución de las reservas ayudaría especialmente a estos países a reforzar los recursos financieros que aún se ven afectados por la pandemia.

En la conferencia final, donde participaron la presidenta del IMFC y la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, la responsable del organismo confió que se completará la reforma propuesta sobre las cuotas permanentes de los miembros.

Serán presenciales en otoño

En la conferencia de prensa en línea, la directora gerente admitió que si avanza la vacunación como esperan, “las reuniones anuales que se celebraran en octubre podrían realizarse en persona”.

Pero acotó que si se confirma el avance de vacunación, este encuentro, programado para celebrarse del 11 al 15 de octubre, podrían realizarse en “un formato reducido”.

“Por el momento nuestro escenario base y nuestro proyecto es que en octubre nos veremos personalmente”, confió.

La presidenta del IMFC asintió y dijo que será un honor reencontrarse con los representantes de los países miembros, que son secretarios de finanzas y banqueros centrales.

ymorales@eleconomista.com.mx