Los cambios fiscales en México impactarán en mayor medida a la inflación de enero de este año y no habrá efectos de segunda ronda, por lo que su afectación será temporal, consideró BofA Merrill Lynch Global Research (BofAML).

El economista en Jefe para México de la firma, Carlos Capistrán, estima que los nuevos y más altos impuestos en 2014 tendrán un impacto de 40 puntos base en los precios en enero, lo que llevaría a la inflación a 4.5 por ciento interanual.

No obstante, prevé que la inflación anual terminará el año en 4.1% y en 2015 en 3.5%, esto último debido a un efecto de base y, de manera significativa, a una menor inflación en los precios de la gasolina.

En un análisis, considera que el Banco de México (Banxico) estará atento a que no surjan efectos de segunda ronda derivados de los nuevos y más altos impuestos.

Sin embargo, la inflación ya cerca de 4%, y más alta debido a los cambios fiscales y el crecimiento del PIB acelerándose de manera significativa en 2014, apuntan hacia el riesgo de que el Banxico suba las tasas en 2014.

"Nuestro escenario base es el de que Banxico permanezca en pausa por el resto del año, pero los riesgos están sesgados al alza", sostuvo el especialista de BofAML.

Según el análisis, el mayor impacto de los cambios fiscales sobre la inflación, de 20 puntos base, provendrá de un aumento en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en las fronteras, que se homologó de 11 a 16 por ciento.

Según sus cálculos, la frontera representa alrededor de 13% del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), que el traspaso de los precios al consumidor está en 66% y que el cambio afecta al 50% de la canasta.

Desde la perspectiva de BofAML, el nuevo Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a las bebidas azucaradas y a la comida alta en calorías (por ejemplo, comida chatarra), afectará a la inflación en 3.9 y 4.6 puntos base, respectivamente.

Capistrán argumenta que la razón cíclica por la que no habrá efectos de segunda ronda de los cambios fiscales sobre la inflación consiste en que actualmente la brecha de producción es negativa; sin embargo, acota, el impacto de los cambios en los precios de la gasolina es más complicado.

Expuso que en años recientes, los precios de la gasolina y del diesel ha subido en cierta cantidad cada mes. De acuerdo con los cambios fiscales para 2014, la gasolina Premium aumentará 11 centavos por mes y la Magna nueve centavos mensuales.

Para el economista, el impacto total de los cambios fiscales sobre la inflación de enero de 2014 se sentirá de manera inmediata, con excepción del cambio en el precio de la gasolina.

"Asumimos un impacto inmediato debido a que eso fue lo que sucedió en enero de 2010, cuando la tasa del IVA se movió de 11 a 16 por ciento".

Dijo que aunque algunas compañías cambiaron los precios de manera adelantada al cambio en 2010, y otras lo hicieron en febrero e incluso en marzo, la mayor parte del impacto fue en enero.

Así, una vez agregado el impacto de los cambios a los impuestos a sus perspectivas, la firma estima que la inflación alcanzará 4.5% interanual en enero de 2014, con la inflación subyacente a 3% interanual.

nlb