Londres, Reino Unido - El plan de la Unión Europea para cerrar bancos en quiebra no será suficiente para romper el patrón de estados de la zona euro que pierden dinero al ayudar a prestamistas frágiles, mostró este viernes un sondeo publicado por Reuters.

Considerado como el último pilar para la unión bancaria por Alemania, el acuerdo del mes pasado apunta a impedir que quiebras de bancos arrastren a los gobiernos al borde de la bancarrota, como sucedió en Irlanda y Chipre.

El plan contempla un fondo único de resolución que los bancos pagarán durante los próximos 10 años, entregando unos 55,000 millones de euros (76,000 millones de dólares). Hasta entonces, los gobiernos tendrán que correr con los costos.

Veintisiete de 41 economistas consultados esta semana en un sondeo de Reuters dijeron que esta estructura no romperá el llamado círculo vicioso entre bancos y países.

"Al menos por los primeros años, el acuerdo no va lo suficientemente lejos en términos de compartir el riesgo", comentó Kristian Toedtmann, economista de DekaBank en Fráncfort.

"Si surgen problemas serios en el sistema bancario, el soberano finalmente tendrá que interceder, probablemente con ayuda del Mecanismo Europeo de Estabilidad", agregó, refiriéndose al fondo de emergencia para estados de la zona euro.

Gobiernos de la zona euro ya han gastado cientos de miles de millones de euros tratando de detener los problemas en el sistema financiero de la región, con un enorme costo social.

Con una dura austeridad como resultado directo de la crisis financiera, a la zona euro le ha costado escapar del espectro de la recesión en los últimos años y el alto desempleo se ha vuelto endémico.

El proyecto de unión bancaria apunta a impedir que los ciudadanos vuelvan a sufrir el impacto en vez del sector bancario.

¿SIGUE EL CÍRCULO?

Al establecer un sistema para cerrar a prestamistas en problemas, Europa daría al BCE los medios para lidiar con bancos poco sólidos. Sin embargo, el plan que ha surgido, debido a los esfuerzos para satisfacer a países escépticos, es difícil de manejar.

El plan requiere que el BCE dé el primer paso al declarar un banco como demasiado frágil para sobrevivir. Sin embargo, lo que seguiría involucraría acciones de una nueva agencia con el poder de cerrar bancos, de la Comisión Europea y de hasta 18 países diferentes de la zona euro.

RRR