Las actividades vulnerables que son supervisadas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en materia de prevención de lavado y financiamiento al terrorismo regularmente fallan en la presentación de avisos que contienen información que pudiera estar relacionada con el blanqueo de capitales y que es analizada por la Unidad de Inteligencia Financiera.

De acuerdo con Ramón García Gibson, administrador de Actividades Vulnerables en el SAT, otra de las fallas más recurrentes por parte de los casi 98,000 sujetos obligados que realizan alguna de las 16 actividades contempladas en la ley antilavado, es la no identificación del cliente.

“Dentro de los incumplimientos más frecuentes, hemos encontrado la no presentación de avisos, que es realmente lo que tiene una sanción más alta en los incumplimientos a la ley”, detalló García Gibson en un congreso virtual antilavado.

Las actividades vulnerables son aquellas que por su propia naturaleza conllevan un riesgo de lavado de dinero. Existen 16 actividades, como corredores inmobiliarios, notarios públicos, entre otros.

  • 32% de los sujetos obligados a la ley, se dedica al arrendamiento de inmuebles.
  • 17% se dedica a la comercialización, construcción o desarrollo de inmuebles.
  • 14% tiene la actividad el otorgamiento de créditos.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx