El inicio de año sería aún complicado para la economía mexicana de acuerdo con analistas, esto al darse a conocer los datos arrojados por el Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE), el cual pronostica otro mes de contracción en febrero.

El IOAE, elaborado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi), arrojó que en febrero la economía se habría contraído a una tasa anual de 4.0%, con lo cual hilaría 20 meses de caídas. Para enero, el IOAE estimó una contracción de 4.0 por ciento.

“En febrero, la actividad económica enfrentó un entorno complejo relacionado con la desfavorable evolución de la curva de contagios de Covid-19 en la primera quincena, los apagones y problemas en el suministro de gas ante la llegada de la tormenta invernal que azotó Texas y el norte de México en la segunda mitad, así como la escasez global de semiconductores, lo cual ha impactado a las manufacturas, principalmente al sector automotriz”, dijo Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

Analistas de Banorte explicaron que estos datos confirmarían que el primer trimestre del año presentaría una caída secuencial en su actividad económica. Al cierre del 2020, la economía mexicana cerró con un desplome de 8.5%, el mayor del que se tiene registro desde la Gran Depresión, en 1932.

Gabriela Siller destacó que, con los datos que arroja el IOAE para los dos primeros meses del 2021, la contracción anual promedio de la actividad económica es de 4.0 por ciento.

Recientemente, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dio a conocer que modificarían al alza su estimado de crecimiento de este año, desde 4.6% actual a alrededor de 5% debido a que la economía mexicana empezó “mejor de lo esperado”.

“Nosotros habíamos esperado un crecimiento de 4.6% en términos reales para este año, pero la mayor parte de los analistas han actualizado sus pronósticos y están en niveles entre 5 y 5.5 por ciento. En tres semanas nosotros daremos a conocer nuestro nuevo estimado”, dijo Arturo Herrera, titular de Hacienda, durante la clausura de la Convención Bancaria.

Industria, con mayor caída

De acuerdo con el IOAE, en febrero el sector industrial profundizaría su caída de 3.7% anual de enero a 4.2 por ciento.

“Esto sería consistente con el impacto de las disrupciones energéticas en el norte del país, sobre todo a las manufacturas, ya evidenciado en la producción de autos”, destacó Banorte.

Los apagones y problemas de suministro de gas afectaron a diferentes entidades alrededor de la República en la segunda mitad de febrero, lo cual se originó por una tormenta invernal. 

Respecto a las actividades terciarias, que se refieren al sector de servicios que en pandemia se vieron afectados por las medidas de confinamiento, éstas presentarían una contracción anual de 4.3%, ligeramente menor al estimado que se tiene de 4.4% para enero.

En este sentido, los estrategas de Banorte subrayaron que en febrero las ventas de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales registraron una caída de 1.5% anual, menor a la de 8.5% que se registró en el primer mes del año. Esta “recuperación” la atribuyeron a que se volvió a cambiar el color de los semáforos epidemiológicos de algunos estados, con lo que aumentó la movilidad.

ana.martinez@eleconomista.mx