En el sexto mes del año, la economía mexicana registró una expansión de apenas 0.2% anual, de acuerdo con datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), el cual da un seguimiento mensual a la economía mexicana, registró una recuperación en junio tras la contracción de mayo de 0.2 por ciento.

El dato es el menor registrado para un mes similar desde junio del 2009, cuando tras la crisis económica mundial, la economía mexicana se contrajo 7.5 por ciento.

Hacia la segunda mitad del año, Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico, refirió que la economía podría presentar un ligero rebote siempre y cuando se normalice el gasto público, además de una estabilidad en el consumo privado y que las exportaciones sigan en crecimiento, aunque a un ritmo modesto.

“No obstante, persisten riesgos a la baja como una pérdida de fuerza en la inversión pública, menos recaudación e inversión privada ante la incertidumbre local y comercial, además de que Estados Unidos se desacelera más de lo estimado, con lo cual afectaría a las exportaciones”, agregó.

En comparación mensual, el IGAE mostró una tasa de 0.2% desde el estancamiento del mes previo, cuando la economía mexicana no mostró ninguna expansión o contracción.

Al interior del reporte se puede observar que las actividades secundarias, aquellas que se refieren al sector industrial, registraron su octavo mes consecutivo de contracción, con una variación de -2.1 por ciento. El dato es menor al retroceso de 3.1% del mes previo.

Al interior de este sector, la construcción fue la industria que registró la mayor caída, de 6.2%, y con lo cual hiló cinco meses de contracciones. Le siguió la minería, con su novena contracción consecutiva, ahora de 5.8 por ciento.

En tanto, las industrias relacionadas a la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final registraron un crecimiento de 1.1% anual, mientras que las industrias manufactureras de 0.8 por ciento.

En lo que se refiere a las actividades primarias —aquellas relacionadas al sector agropecuario—, éstas presentaron una tasa anual de crecimiento de 2.8%, mejor que la observada en mayo de 0.7 por ciento.

El sector terciario, el que se dedica a los servicios, presentó una expansión de 1.0%, desde 1.1% del mes previo. El comercio al por mayor registró su quinto mes consecutivo de contracción, de 0.6 por ciento.

En el otro extremo, los servicios de esparcimiento culturales y deportivos presentaron una expansión de 3.4% anual, desde 1.1% de mayo. El comercio al por menor presentó una expansión de 3.3 por ciento.