Una de las claves para superar el embate económico provocado por la pandemia de Covid-19 en la región de América Latina y el Caribe es la inversión, dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) durante un foro virtual para la presentación de un informe elaborado por el organismo.

“Nuestra región está en un nivel de inversión muy bajo. Estamos en 17.6% promedio con respecto al PIB, y el promedio mundial es de 26.2 por ciento. El promedio de los países emergentes es 36 por ciento. La región tiene que avanzar 9 puntos porcentuales por lo menos para llegar a la inversión deseada”, dijo durante la conferencia en la que también participaron Iván Duque, presidente de Colombia, y Guillermo Lasso, presidente de Ecuador.

El Banco Mundial recomienda a los gobiernos destinar al menos 4.5% de su Producto Interno Bruto (PIB) a inversión pública. Sin embargo, México promedió 3.3% del Producto entre el 2015 y el 2021, según cálculos del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

De acuerdo con el estudio “Perspectivas Económicas de América Latina (LEO) 2021: Avanzando juntos hacia una mejor recuperación” –que fue elaborado en conjunto con el Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Banco de Desarrollo de América Latina y la Comisión Europea–, la región tuvo una contracción de casi 7.0% en el 2020 y se prevé recuperar los niveles de PIB per cápita previos a la crisis hasta el 2023 o el 2024.

En un evento aparte, Alberto González Pandiella, analista para México de la OCDE, coincidió con Bárcena. En una conferencia virtual el miércoles dijo que la prioridad del gobierno de México para apuntalar el crecimiento económico debe ser la inversión, un rubro que ya venía golpeado desde antes del estallido de la pandemia de Covid-19.

“Para afianzar la recuperación vemos como fundamental arrancar el motor de la inversión que ya venía debilitado antes de la pandemia. Sin arrancar el motor de la inversión será difícil alcanzar tasas de crecimiento elevadas”, dijo en conferencia remota con medios.

El informe de la Cepal también reveló que las desigualdades sociales en la región se acentuaron debido a que los mecanismos de protección social son insuficientes por la alta prevalencia del trabajo informal, condición en la que se encuentra 50% de los trabajadores.

Avanzar hacia sistemas de protección social universales es fundamental para proteger a los más necesitados en el contexto postpandémico”, dijeron los especialistas.

El crecimiento para AL será anémico: OCDE

La recuperación económica en América Latina está ocurriendo de una forma acelerada en este momento por un efecto de rebote, pero el crecimiento será anémico al menos para los próximos dos años, expusieron expertos de la OCDE en su reporte “El retorno a un crecimiento anémico en América Latina: ¿Una motivación para un nuevo comienzo?”.

La actividad económica de la región retomó la senda de la recuperación en la segunda mitad del 2020.

“Comparado con nuestra proyección de junio, la previsión de crecimiento para el 2021 para seis de las grandes economías de la América Latina (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica y México), que representan 85% del PIB de la región, se ha visto revisada al alza al 6.5 por ciento”, dijeron.

La expectativa previa era de 5.9 por ciento.

Sin embargo, las economías bajarán el paso en los próximos dos años con un crecimiento anémico promedio de 2.7% para el 2022 y 2.3% en el 2023.

Para México, la OCDE prevé un crecimiento de 5.9% en el 2021; 3.3% en el 2022 y 2.5% en el 2023.

Reformas fiscales regionales, en puerta

Iván Duque, presidente de Colombia, dijo que su país se ha adelantado a una reforma fiscal que le permitirá recaudar 1.8% del PIB. “Somos el país de hemisferio que ha hecho la reforma fiscal más profunda en medio de esta crisis”, dijo.

ilse.santarita@eleconomista.mx