La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Servicio de Administración Tributaria (SAT) empiezan a delinear la próxima reforma fiscal que, se espera, empiece a tomar forma después de las elecciones de junio.

En la Cámara de Diputados, Raquel Buenrostro, la jefa del SAT señaló que ya se trabaja en ver cómo implementar una reforma fiscal sin subir o crear impuestos, esto ante el mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador para impulsar una.

“El presidente nos ha dado instrucciones de ir preparando la reforma fiscal. Una reforma fiscal no necesariamente está relacionada con nuevos impuestos ni con incrementos de tarifas, la reforma fiscal que se está revisando tiene que ver con la simplificación”, dijo frente a legisladores de la Comisión de Hacienda y Crédito Público en San Lázaro.

En este sentido, Arturo Herrera, secretario de Hacienda, explicó que esta dependencia es la encargada de definir la política tributaria y, para ello, se consulta al órgano recaudador para las propuestas para modificar el sistema fiscal.

En días pasados, el gobierno de López Obrador abrió la puerta para empezar a hablar sobre la implementación de una reforma fiscal. Incluso, en la Cámara de Diputados, se instaló un grupo de trabajo para la Transición Hacendaria, el cual contempla ciertos temas que pueden ser abordados para cambiar el sistema fiscal. 

“Vamos a tratar de trabajar junto con los estados para construir e imaginarnos cuál es la estructura fiscal que requiere el país y ver si, después de las elecciones, existen las condiciones políticas para irlo conversando y acercarnos a una solución”, dijo Herrera en días pasados.

Combate al robo de combustible

Buenrostro aseguró que se plantearán modificaciones a la ley para combatir el contrabando de combustible, también llamado como huachicol, ya que se ha detectado que esto también ha afectado los ingresos que se obtienen por comercio exterior. 

Derivado del robo de combustible, huachicol, existe un hueco en las finanzas públicas que ronda los 23,000 millones de pesos, comentó Raquel Buenrostro.

"En comparación, el primer trimestre del año con el mismo periodo del 2020, los ingresos tributarios están ligeramente abajo, el problema no son los impuestos internos si no la parte del comercio exterior; hasta el día de ayer en el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a combustibles se tenían 23,000 millones de pesos menos al del año pasado esto es derivado del huachicol", comentó la titular del SAT.

En este sentido, Buenrostro dio a conocer que el SAT encontró un "modus operandi" en donde los delincuentes robaban el combustible en el Golfo de México, lo sacaban a mar abierto y luego lo metían a territorio mexicano con pedimentos de importación falsos.

valores@eleconomista.mx