Si bien la industria inmobiliaria tuvo un freno en el inicio de la emergencia sanitaria actual, el 2021 significó un año dinámico para el sector y en el 2022 se tienen buenas perspectivas al respecto, al grado de lograr un crecimiento de al menos 20%, impulsado por la colocación de vivienda especialmente en grandes ciudades y regiones turísticas, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI).

Al anunciar el cambio del consejo nacional de directores 2022, la presidenta entrante del organismo, Florencia Azalea Estrada Lázaro, indicó que el dinamismo inmobiliario se detonará durante el primer semestre del año, para que la segunda parte tenga un crecimiento acelerado ante la demanda de vivienda que se podría generar.

“Vamos a tener un excelente año 2022 para bienes raíces por todas las tendencias que se van dando, dependemos mucho de los mercados. No podemos decir exactamente donde se dará, porque va a depender de cómo se va a dando la estabilización económica y cómo se van a generar los proyectos, pero sí vamos a tener un crecimiento e iremos cambiando”, destacó Estrada Lázaro.

Para la presidenta entrante de la AMPI, las perspectivas positivas sobre la industria en este año corresponden a la creciente demanda de millennials por adquirir una vivienda, los cuales representan 50% de los compradores activos.

“El sector inmobiliario se recupera rápidamente, pues siempre hay compradores y siempre hay vendedores, por eso, en esta profesión, las crisis nos permiten movernos dentro de los distintos mercados, siempre hay inversionistas dispuestos a comprar vivienda para reconvertirla y reutilizarla o dividirla para poder llegar a sectores que no pueden pagar un crédito muy grande”, destacó la representante de la AMPI.

Estrada Lázaro acotó que, como ejemplo, en el 2020 se tenían detectados 200 proyectos inmobiliarios para ser desplazados, sin embargo, en el 2021 dicha cifra subió a 280 y para el 2022 se espera que el número continúe con tendencia al alza.

“Esperamos un crecimiento importante de los desarrolladores de vivienda, porque la demanda sigue estando y todos los días sigue creciendo, lo que tenemos que hacer es adaptar esos desarrollos a las necesidades de las personas que necesitan un espacio para trabajar, hay que remodelar las viviendas”, añadió la presidenta de AMPI.

Para la AMPI, si bien la inflación ha metido presión a los desarrolladores ante el incremento en el precio de los insumos para la edificación de vivienda, esto todavía no se ve reflejado en una desaceleración en la demanda. 

Llamado a las autoridades

La presidenta entrante de la AMPI apuntó que es necesario que las autoridades otorguen las facilidades a los desarrolladores para poder apoyar el crecimiento del sector inmobiliario, el cual aporta 11.1% al Producto Interno Bruto.

“Hemos recibido comentarios donde los permisos, toda la gestión para los permisos es un poco tardada y eso hace a veces que no se mueva el mercado inmobiliario como debería moverse y los inversionistas se van desplazando donde haya más facilidades para construir, obviamente respetando los reglamentos del ordenamiento urbano”, acotó.

El próximo 14 de enero se celebrará la ceremonia protocolaria de la toma de protesta de la nueva presidenta de la AMPI y el resto de su consejo directivo.  

 

econohabitat@eleconomista.mx