Del pánico de que la nieve se derritiera en las montañas a una espesa neblina que dio al traste con un par de finales: así son los extremos de los Juegos de Sochi.

Al entrar el lunes en su segunda semana, el clima en la cita olímpica de invierno dio un giro de 180 grados. Los cielos despejados, con el sol bañando las laderas de Krasnaya Polyana y temperaturas inusualmente tibias, desaparecieron abruptamente.

Una densa capa de neblina cubrió la región donde se disputan las pruebas al aire libre, lo que provocó que la visibilidad fuera nula.

Los organizadores debieron posponer para hoy una prueba del biatlón y otra de snowboard.

La neblina cedió un poco más tarde y se pudo disputar la carrera femenina de 12.5 kilómetros, en la que la bielorrusa Darya Domracheva salió triunfante para convertirse en la primera mujer que gana tres títulos en el biatlón en una misma cita. Bielorrusia también festejó con el triunfo de Anton Kushnir en la modalidad de aeriales del esquí acrobático.

La pareja estadounidense conformada por Meryl Davis y Charlie White se alzó con el oro en la prueba de baile del patinaje artístico; los rusos Alexander Zubkov y Alexey Voevoda se consagraron en el bobsled en duplas, y Alemania se coronó en los saltos con esquíes por equipos.

EL SUEÑO DE JAMAICA ?SIGUE VIGENTE

Jamaica, con su regreso al bobsled tras una ausencia de 12 años, quedó en el trigésimo y último lugar, seis segundos y medio detrás de los ganadores.

Pero la afición en el Sanki Sliding Center ovacionó efusivamente a Winston Watts y Marvin Dixon, luego de que completasen su bajada por el laberinto de curvas en el canal de hielo.

Nuestra esperanza es haber enviado un mensaje a los países chicos de que no se necesita la nieve para competir en bobsled , dijo Watts, de 46 años.

PLUSHENKO, ?¿OBLIGADO A PATINAR?

El patinador artístico ruso Yevgeny Plushenko afirmó que le presionaron para competir en el programa individual de los Juegos de Sochi el pasado jueves pese a estar lesionado, para retractarse sólo horas más tarde.

Plushenko, de 31 años, se retiró por una lesión de espalda justo antes de su programa corto unos días después de ayudar a Rusia a ganar el oro en la prueba por equipos.

Preguntado este lunes por la cadena estadounidense CNN si le forzaron a competir, la respuesta del patinador fue tajante. Así es , afirmó el ruso.

La Federación me pregunto: ¿quieres competir? Y respondí: no me encuentro muy bien, sería mejor que patinara otra persona , añadió Plushenko.

Pero en un comunicado publicado también este lunes en la página web de la Federación Rusa de Patinaje Artístico, Plushenko matizó lo dicho.

Quiero aclarar que la Federación no me presionó , rezó el comunicado. El deportista adujo que no habla bien inglés y se le malinterpretó.