Una multa de 30,000 euros fue impuesta a la Federación de Rusia y otra de 2,000 euros a la de España, por mal comportamiento de algunos de sus hinchas durante la Eurocopa 2012, anunció la Unión Europea de Futbol (UEFA).

A la Real Federación Española de Futbol se le reprochó el mal comportamiento de sus aficionados, principalmente por cantos racistas, durante la primera jornada del grupo C contra Italia (1-1), el 10 de junio en Gdansk, Polonia.

A los rusos se les apuntó por lo mismo en el duelo ante República Checa (4-1), el 8 de junio.

España tiene un día después de recibir la notificación para apelar, mientras que los rusos cuentan con tres días para hacer lo propio.