Con dos grandes carteles la empresa que dirige los destinos de la plaza México celebrará su LXXIV aniversario. Este lunes habrán de alternar Enrique Ponce, Joselito Adame y José Mauricio para lidiar un encierro de Fernando de la Mora, mientras que el miércoles 5 de febrero partirán plaza Morante de la Puebla, Octavio García el Payo, el sustituto de Andrés Roca Rey quien cortó su temporada americana tras sufrir un padecimiento gastrointestinal severo y un triunfador nacional, quienes habrán de lidiar un encierro de Jaral de Peñas. 

Joselito en el umbral de las 500 corridas

Adame, segundo espada en el cartel, está cerca de cumplir su corrida número 500 desde que tomara la alternativa, actualmente se encuentra como máxima figura del toreo nacional y llega con una impresionante cadena de triunfos en sus últimas actuaciones.

“Tras el parón que tuve el verano pasado me han rodado muy bien las cosas, me siento agradecido con Dios y con la gente que me apoya y tengo fe pues llegamos con ganas de dar una gran tarde de toros en esta mi corrida 498”, comentó.

Luego de su apoteósica encerrona en San Miguel de Allende, Guanajuato, donde cortó siete orejas y un rabo, su salida en hombros de León y triunfos en todo el territorio nacional, el diestro hidrocálido no pierde el piso, retomó la cobertura del segundo tercio, ha picado a sus toros en los últimos tres festejos y sigue soñando.

“Siempre despierto con la idea de intentar un mejor muletazo, pegarlo diferente, darle una mejor salida a mis toros e ir paso a paso, toro a toro. Vuelvo a poner banderillas pues lo dejé cuando me partieron el peroné en Madrid, también incluí el picar a los toros pero prefiero concentrarme en el capote y la muleta que al final es el toreo que más trasciende”, finalizó.

Valor en el triunfo y en el fracaso

Por su parte, José Mauricio ganó su lugar tras salir en dos ocasiones del inmueble de la colonia Nochebuena a hombros luego de cortar dos orejas en cada una de ellas, viene de triunfar en cada coso del país donde se ha presentado y no pierde el piso con lo conseguido hasta ahora.

“Hay que seguir adelante, evolucionar y tener valor en el triunfo y el fracaso. No quiero volver a donde estuve, tengo la ilusión de que mi carrera siga en ascenso y voy a salir a entregarme, a dejar un poco de mi alma en cada muletazo y trasmitir ese gozo que es torear en la plaza más grande del mundo”, aseguró.

El matador capitalino dijo que fue un lujo estar anunciado en este cartel pero que todavía tiene que seguir picando piedra, buscar un sitio importante dentro de la fiesta de nuestro país y que no se confía para nada.

“Estar acartelado en el aniversario es lo mejor que me ha pasado esta temporada, quiero poner el nombre de México muy en alto, mi granito de arena para darle a la tauromaquia esa grandeza y esplendor que siempre ha merecido y debe tener con la búsqueda de mis metas a corto, mediano y largo plazo, básicamente seguir con los triunfos tarde a tarde”, finalizó.

abr