Tras conseguir la hazaña de empatarle al campeón del mundo, el entrenador de Nueva Zelanda, Ricki Herbert, aseguró que todo su país se detuvo para seguirlos por el televisor-

"Creo que nuestro país de cuatro millones de habitantes se detuvo para ver esto. Es un resultado increíble para el fútbol en nuestro país", afirmó el DT neozelandés.

"Es algo netamente mejor de lo que habíamos logrado antes teniendo en cuenta la estatura de nuestros adversarios", añadió Herbert, cuyo elenco había debutado el Mundial consiguiendo un sorpresivo empate enta Eslovaquia (1-1).

Ahora, los kiwis llegarán a la última fecha del grupo con chances de clasificarse a octavos de final, algo que decidirá frente al líder Paraguay, que a primera hora derrotó 2-0 a los eslovacos.

"Todo es posible y lo hicimos bastante bien teniendo en cuenta que es un equipo que muchos decían que no tenía nada que hacer en este Mundial", recordó Herbert.