“Gracias a mi familia que me acompañó durante todo el trayecto. Al incansable trabajo de Miguel Ángel Garza Martínez que en comunión con Ricardo Ferretti logramos brindar a la afición la satisfacción deportiva que le dieron a Tigres el reconocimiento que hoy goza. Le deseo el mejor de los éxitos a Miguel Ángel Garza, que a partir de hoy toma mi lugar en el equipo”, menciona el ingeniero Alejandro Rodríguez Miechielsen, en conferencia de prensa el pasado 22 de mayo del 2018.

El directivo cruza los brazos, toma aire profundamente para comentar: “Me voy, pero me quedo. Me despido, pero le sigo. Gracias y que Dios los bendiga a todos”.

El reciente posicionamiento de Tigres en el futbol mexicano tiene como parteaguas el año 2010, cuando el ingeniero Rodríguez tomó la presidencia del club y en compañía de Ricardo Ferretti, director técnico, y Miguel Ángel Garza Martínez, delegado deportivo, llevaron a cabo una reestructuración de la institución.

Estos tres nombres fueron los pilares encargados de tomar al equipo de la Universidad de Nuevo León cercano al descenso y con 29 años sin títulos de Liga. Ahora pueden presumir que durante su gestión lograron cuatro títulos de Liga, uno de Copa y dos Campeón de Campeones.

Uno de los principales soportes que ha significado el progreso del club ha sido el respaldo económico que brinda Cemex a través de la rama denominada Sinergia Deportiva, que ha permitido contrataciones como André Pierre Gignac, quien llegó gratis, pero involucra un sueldo de 4.5 millones de dólares para el club.

Sin embargo, el mismo exdirectivo comentó lo difícil que fue realizar el fichaje del francés, a quien para convencerlo requirieron ocho meses de negociación y no dormir dos días para cerrar el trato.

Una forma de ejemplificar el trabajo que realizó Alejandro Rodríguez fue cómo las derrotas nunca lo derrumbaron y significaron una opción para buscar mejorar.

“Es difícil que un bache haga que se te descarrile el tren, creo que la máquina y los vagones están sólidos. Vamos caminando para adelante muy firmes, el siguiente juego es importante, la Liguilla es importante, el siguiente torneo es importante, por eso digo que Tigres es un destino, no un viaje”, comentó el ingeniero ante los medios.

Ahora que se cumple un año de su salida, Miguel Ángel Garza Martínez ha mantenido el desarrollo del club con el mismo lema. La política de fichajes continúa bajo la responsabilidad de traer los mejores futbolistas disponibles, como en el último periodo de transferencias sucedió con Carlos Salcido, por quien invirtieron 9.8 millones de dólares para traerlo del futbol europeo.

En cuanto al tema deportivo, Tigres durante el torneo actual obtuvo el segundo lugar de la tabla general y disputará su primera final de Liga MX desde que Garza Martínez está a cargo del equipo. Aunque sufrieron un descalabro importante en la final de Concachampions contra su máximo rival, los Rayados de Monterrey, el equipo dirigido por Ferretti supo redimirse de la situación y eliminaron a Monterrey en la semifinal del torneo.

[email protected]