Tigres demostró sus dos grandes características este torneo: es la mejor ofensiva y defendió su invicto en el Volcán, al dejar la ida de la semifinal en 2-1 ante León, que notablemente respondió a la amenaza.

Carlos González liquidó el partido con su gol en tiempo de compensación, tras un pase de André-Pierre Gignac, un júbilo para los universitarios que también disfrutaron con el gol de Florian Thauvin al 89’, el mediocampista francés que llegó a México con un salario de 5.5 millones de dólares, de acuerdo a cifras estimadas.

Fue un partido sin descanso en oportunidades de gol, con más llegadas de los universitarios. Fue León quien dio el primer golpe, cuando el chileno Jean Meneses abrió la esperanza a su equipo con su gol al minuto 56 y así puso equilibrio al peso que representó Tigres hasta entonces. Víctor Dávila estuvo a punto de incrementar la ventaja de la fiera, pero su disparo se estrelló en el poste.

Tigres en el primer tiempo fue superior cinco veces más que León en tiros a gol, con 16, y en posesión del balón. Los felinos desplegaron el ataque, en una constante insistencia a la portería de Cota. Las oportunidades las tuvieron Andrés Pierre Gignac, el campeón de goleo Nicolás López, Luis Rodríguez y Javier Aquino.

León tuvo una gran esperanza de que el árbitro marcara en contra de los Tigres, cuando el arquero Nahuel Guzmán y Ángel Mena tuvieron un encontronazo; el VAR revisó la jugada y determinó un fuera de lugar.  En León, los esmeraldas tendrán que ir sí o sí por una victoria para lograr el pase a las semifinales.

deportes@eleconomista.mx