El efecto Goat ha inmortalizado a los Tampa Bay Buccaneers como el primer equipo que jugará el Super Bowl en casa y lo consigue con Tom Brady como figura principal de su roster.

El quarterback de 43 años extiende su lista de logros: en su décimo cuarta aparición en el campeonato de conferencia, amarró su décima aparición en el Super Bowl y tendrá la oportunidad de ganar su séptimo título.

Los Bucs superaron a Aaron Rodgers y los Green Bay Packers 31-26 como visitantes en el Juego de Campeonato de la NFC, para alcanzar el segundo Super Bowl en su historia, el cual jugarán el 7 de febrero en su casa: el Estadio Raymond James.

Mientras Brady lanzó para 280 yardas y tres touchdowns, también fue interceptado en tres posesiones consecutivas a partir de la mitad del tercer cuarto. El primero llevó a un touchdown de los Packers, que redujo la ventaja a 28-23, pero la defensa de los Bucs forzó tres y outs en las siguientes dos posesiones.

"Hoy fue un gran esfuerzo de equipo. Jugamos un poco esporádicamente, pero la defensiva fue enorme. ¿Quién hubiera pensado en un Super Bowl en casa para nosotros?, pero lo hicimos", dijo Brady.

¿Dónde se ubica esto entre las victorias del campeonato de conferencias de Brady? Mike Sando, escritor senior de la NFL, menciona que “este pertenece a una clase propia, demostró, de una vez por todas, que Brady podía ser un mariscal de campo del Super Bowl con o sin Bill Belichick como su entrenador en jefe. Este juego proporciona validación para la única cosa que necesitaba validación para Brady. Es un logro épico para el indiscutible GOAT”.

De acuerdo a Front Office Sports, Brady, que acumula un total de 262,5 millones de dólares en ganancias profesionales, ganó 500,000 dólares en incentivos por vencer a los Green Bay Packers, y se embolsará la misma cantidad si los Buccaneers ganan el Super Bowl ante los Kansas City Chiefs el próximo 7 de febrero.

Significa también un impacto fuera del récord deportivo. Este 2021 ha tenido un buen comienzo para la familia Glazer, los dueños de los Bucs, quienes también manejan al Manchester United y tienen al equipo en la cima de la tabla de la Premier League. Malcolm Glazer compró a los Bucs por 192 millones de dólares en 1995 y al Manchester United por 1, 400 millones en el 2006.

El dueño anterior, Hugh Culverhouse, había sido dueño del equipo desde que ingresó a la NFL en 1976 como equipo de expansión. En el momento de su muerte, los registros mostraban que el equipo estaba al borde de la bancarrota.

La ventana de Rodgers para ganar otro Super Bowl se achica. Esta temporada podría haber sido la mejor oportunidad que le quedaba. Podría estar sin su tackle izquierdo All-Pro del primer equipo, David Bakhtiari, durante una parte de la próxima temporada. King, Aaron Jones, Corey Linsley e incluso Jamaal Williams se irán a la agencia libre.  Finalmente, Aaron Rodgers y los Packers han perdido cuatro Juegos de Campeonato de la NFC consecutivos, todos desde la temporada 2014, incluidas dos temporadas seguidas.