Un 39.41% de los jugadores de Primera División en el Clausura 2021 en México son extranjeros, es decir 183 de un total de 465 registrados; dichos elementos provienen principalmente de Argentina, Uruguay, Colombia, Chile y Ecuador. Sin embargo, para los aficionados de esas regiones, es difícil darle seguimiento a sus compatriotas a través de las transmisiones de televisión. Mucho del posicionamiento de marca de los clubes se hace de manera digital en redes sociales.

Los equipos de la liga hacen esfuerzos individuales por posicionar su marca en el extranjero. Chivas, por ejemplo, suma visibilidad a través de su plataforma on demand Chivas TV. Guadalajara, junto con Pachuca y León, tienen exposición en centro y Sudamérica a través de alianzas con Claro Sports y Marca Claro, que lleva sus transmisiones a 17 países más del continente americano.

Pero los esfuerzos son contados. En charla con El Economista, periodistas de Argentina y Uruguay señalan que, a excepción de algunos juegos esporádicos, la presencia de la Liga MX es casi nula en la región.

“Hoy, ver el futbol mexicano para nosotros sigue siendo difícil y debería ser más accesible. Creo que le reportaría mucho porque siempre hay interés por seguir en cada uno de nuestros países a nuestros jugadores”, opinó Pablo Karslian, periodista en Radiocero, La noche del futbol TV y AUF TV de Uruguay.

Richard Arce, comentarista uruguayo en La Oral Deportiva y Futgol Radio Universal, indicó que entre los obstáculos de la Liga MX en su país están el interés de los empresarios de las cadenas de TV por los derechos de transmisión, la pasión del uruguayo por su futbol y en tercer lugar la diferencia horaria.

La Liga MX tiene 29 uruguayos en 13 equipos, seis de ellos en Querétaro. El club y sus jugadores hacen labores para incrementar la visibilidad del equipo en redes sociales, pues constantemente los jugadores uruguayos son protagonistas en las publicaciones y, al mismo tiempo, los futbolistas son activos mostrando la marca de Gallos.

De las transmisiones del futbol mexicano en Argentina, Pablo Lisotto, periodista deportivo en el periódico La Nación, solo recuerda el magnetismo de Diego Maradona en el Ascenso MX. Más allá de eso, le dan seguimiento a seleccionados como Nahuel Guzmán o Guido Pizarro, protagonistas en campañas publicitarias para patrocinios de Tigres.

Sin embargo, faltan esfuerzos por hacerse a nivel liga. Un ejemplo es cómo lo hace LaLiga española, que el 24 de febrero transmitió en YouTube la presentación del argentino Javier Mascherano, ex jugador del FC Barcelona, como embajador de marca, un proyecto que inició en 2014. Al mismo tiempo, LaLiga tiene un proyecto de expansión a través de oficinas regionales, una de las cuales se ubica en México.

De momento, los esfuerzos de posicionamiento de marca en la Liga MX se concentran en el mercado estadounidense, donde en colaboración con la MLS trasladan los partidos hacia ese país a través de torneos como la Leagues Cup. Incluso, uno de los planes de Mikel Arriola, presidente de la Liga MX, es la unión de los clubes de la MLS con los de la Liga MX con el propósito de multiplicar los ingresos y audiencia.

México y su presencia en torneos sudamericanos

El futbol mexicano tenía en la Copa Liberadores una buena ventana para llegar a los países sudamericanos, sin embargo en 2016, luego de 18 años de participación en el certamen, Enrique Bonilla, expresidente de la Liga MX, anunció la salida de los equipos mexicanos del torneo continental.

Karslian señaló que para Conmebol, “la presencia de México en la copa Libertadores de América era una inserción de derechos de dinero muy importante tomando en cuenta los derechos de televisión de los partidos y de lo que significa el mercado mexicano”.

En este torneo, tres clubes de la Liga MX lograron alcanzar la final: Cruz Azul en 2001, Chivas en 2010 y Tigres en 2015, mientras que Pachuca es el único en ganar un título de Conmebol, tras alzarse con la Sudamericana en el 2006.

Lisotto señaló que para los equipos sudamericanos los partidos contra clubes mexicanos representaban una plataforma de exposición para mejores oportunidades laborales y agregó que en México tanto futbolistas como entrenadores argentinos encuentran estabilidad económica, por el hecho de cobrar en dólares, además de que la liga mexicana representa un trampolín a los clubes europeos.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx