El piloto británico Lewis Hamilton se adjudicó su cuarto triunfo de la temporada en el Gran Premio de Gran Bretaña, celebrado el circuito de Silverstone, a pesar de una penalización en contra de 10 segundos por una colisión que dejó fuera de la contienda a Max Verstappen, de Red Bull, a quien sigue de cerca en el Campeonato de Pilotos.

El automovilista de Mercedes rebasó en las vueltas finales a Charles Leclerc de Ferrari para ganar por octava ocasión el Gran Premio de Gran Bretaña, del cual posee el récord. El podio lo completó el también piloto de Mercedes, Valtteri Bottas.

Con este resultado, Hamilton se colocó a solo ocho puntos de Verstappen después de 10 carreras y significó su victoria número 99 en la Fórmula 1, hito que celebró ante 140,000 personas, luego de que en 2020 la carrera se llevara acabo sin público en las tribunas.

“Siempre trato de ser comedido en mi enfoque, sobre todo en la lucha con Max, que es muy agresivo. Y hoy he estado totalmente a su lado y no me ha dejado espacio (...) Independientemente de si estoy de acuerdo con la penalización, la asumo y sigo trabajando”, dijo el británico.

Verstappen había llegado al GP con una ventaja de 33 puntos en el campeonato y se ubicó en la pole position tras ganar la primera carrera de sprint en la historia de la F1 el sábado.

Ya el domingo, el neerlandés y el siete veces campeón del mundo, Hamilton, disputaron las primeras curvas antes de entrar en contacto en la novena vuelta.

Max Verstappen se cruzó cuando Hamilton intentó pasar por el interior y la rueda trasera derecha del Red Bull golpeó la delantera izquierda del Mercedes.

“Todos los pilotos que han conducido en este circuito saben que no se mete una rueda por el interior de Copse”, alegó Christian Horner, jefe de Red Bull.

El golpe provocó la aparición de safety car primero y luego de la bandera roja, que detuvo la carrera momentáneamente. El piloto neerlandés salió de su monoplaza y subió por su propio pie a la ambulancia.

Sergio Pérez, con caótico fin de semana

El mexicano Sergio Pérez firmó su peor fin de semana con Red Bull. Finalizó el GP de Gran Bretaña en 16to, fuera de la zona de puntos, luego de salir en último lugar. Este resultado lo hizo perder dos puestos en el Campeonato de Pilotos, donde ahora se ubica en quinto lugar con 104 unidades, sobrepasado por Lando Norris (113) y Valtteri Bottas (108).

“Un fin de semana para olvidar de mi parte, de parte del equipo. Complicado, no salió nada. Pensar en la siguiente carrera, mañana empezamos a trabajar el siguiente compromiso en Hungría”.

Pérez fue el que más posiciones perdió en la primera carrera sprint de la F1. Tras quedar quinto en la salida para carrera corta, el piloto realizó un trompo de 360 grados y estuvo muy cerca de golpear el muro. Se reincorporó en penúltima posición solo por delante del Haas de Nikita Mazepin y posteriormente adelantó a Mick Shumacher, pero al no estar el coche en su mejor condición el equipo decidió retirarlo, provocando su salida en el último lugar para el GP de Gran Bretaña.

El domingo, Checo llegó a alcanzar el noveno sitio, sin embargo, el equipo tenía otros planes para el piloto. Red Bull recurrió a la estrategia de ocupar a Pérez para quitarle la vuelta rápida a Hamilton, aunque esta no contó para el mexicano al quedar fuera de los 10 primeros.

“Creo que pudimos quedar séptimo, tenía ritmo y estaba cuidando los neumáticos mejor que Lance (Stroll) y Fernando (Alonso), pero por razones estratégicas el equipo decidió ir por la vuelta rápida”, declaró el mexicano al término de la competencia.

Anteriormente, en el GP de Monza fue la única ocasión que Checo había quedado sin puntos corriendo para Red Bull, sin embargo, en esa ocasión finalizó undécimo.

deportes@eleconomista.mx