Monterrey. La tenista estadounidense Serena Williams lamentó quedar fuera del Abierto de Monterrey 2012 por resentirse de su lesión en el tobillo izquierdo, aunque aseguró que hará todo lo posible por estar en el torneo regiomontano en la siguiente edición del 2013.

"Estoy molesta por no venir a jugar, yo quería disputar este torneo, pero así se dieron las circunstancias", indicó la raquetista estadounidense en conferencia de prensa realizada en el Parque Fundidora Monterrey.

Williams, quien era el máximo atractivo del certamen avalado por la Asociación Femenil de Tenis (WTA), no podrá disputar el torneo debido a que en su último entrenamiento previo al evento presentó otra vez problemas en el tobillo que la obligan a detener su actividad.

"Hace dos días fue cuando se agravó, el problema es el tobillo, pero me gustaría hacer todo lo posible por venir el próximo año, esta es una ciudad hermosa", añadió Williams, ganadora de 13 títulos de Grand Slam en su carrera.

La tenista dijo que cuando se lesionó tenía que parar durante seis semanas, pero no lo hizo y ahora su recaída le significará estar 15 días inactiva, tiempo en el que intentará jugar de nueva cuenta.

Serena Williams llegó el sábado a Monterrey, pero después de haber dado un partido de exhibición en una cancha de acrílico colocada dentro del Canal de Santa Lucía, dejará la ciudad para continuar con su proceso de rehabilitación.

La estadounidense peloteó en la cancha con la argentina Gisela Dulko ante la presencia de centenares de aficionados e incluso bailó sobre el acrílico por momentos cuando se escuchaba una canción de Enrique Iglesias.