Santos, de la mano de Neymar y sus jóvenes estrellas, ganó por tercera ocasión la Copa Libertadores al vencer el 2-1 a Peñarol en el partido de vuelta por la final.

El club brasileño -cuna de Pelé y ahora dominio de joyas como Neymar, Paulo Henrique Ganso y Danilo- se impuso por el mismo marcador global tras empatar sin goles en el partido de ida en Montevideo.

Luego de un primer tiempo sin muchas ocasiones de peligro y disputado en su mayoría en el centro del campo, Neymar abrió la cuenta a los 47 y Danilo marcó el segundo a los 69.

Peñarol descontó a los 80 con un autogol de Durval, que imprimió de dramatismo los minutos finales del encuentro que terminó con una batalla campal entre los jugadores luego del silbatazo final.

Se trata de la tercera corona continental para Santos, que representará a Sudamérica en diciembre en el Mundial de Clubes en Japón. Los otros los consiguió en 1962 y 63 de la mano de Pelé, máximo ídolo del equipo que festejó el triunfo desde un palco en el estadio Pacaembú de Sao Paulo.

Peñarol, que ganó el último de sus cinco títulos continentales en 1987, se plantó firme ante un rival que lo superó en velocidad y creatividad, pero al final la garra no le alcanzó para frenarlos.