Veintidós clubes italianos y 61 personas federadas, 52 de ellos, jugadores, fueron castigados ayer con penas que van desde 15 puntos de penalización o cinco años de sanción, en el caso de los futbolistas, por su implicación en la red de amaño de partidos y fraude en apuestas deportivas que estalló en el Calcio.

Las sentencias llegan después de que comenzara el juicio ante la Comisión Disciplinaria de la Federación Italiana de Futbol, primera instancia en la justicia deportiva italiana, el pasado 31 de mayo.

Entre otros, Reggina y Padua, equipos de la Serie B, comenzarán el próximo campeonato con cuatro y dos puntos de penalización, mientras que se castigó con un punto a Empoli.

Albinoleffe -que jugará en la tercera división italiana- comenzará con 15 puntos de penalización, mientras que Ancona fue sancionada con ocho puntos; cuatro puntos a Novara; 11 a Piacenza, uno a Ravena, y una multa de 50,000 euros para Sampdoria y Siena, equipos de Serie A, entre otros.

FUTBOLISTAS INHABILITADOS

El tribunal deportivo también dictaminó en una sentencia de 80 páginas las penas para los 52 jugadores imputados, entre ellos, destacan Mario Cassano, Luigi Sartor, Alessandro Zamperini y Nicola Santoni, quienes recibieron cinco años de sanción.

En una primera fase del proceso, Atalanta, equipo de la Primera División, pactó una penalización de dos puntos con vistas al próximo campeonato. Atalanta fue, además, condenado a pagar una multa de 25,000 euros y también llegó a un acuerdo su excapitán, Cristiano Doni, sobre el que ya pesaba una descalificación de tres años y medio y ha sido descalificado por dos años más.

Se trata de un primer juicio por este caso, ya que a mediados de julio se prevé la apertura de un nuevo proceso con nuevos imputados y que puede afectar a la Serie A del Calcio.