La Federación Mexicana de Futbol (FMF), a través de sus reglamentos, evita afiliarse con entidades o personas envueltas en problemas legales, pide como requisitos financieros de afiliación un reporte del buró de crédito y declaración patrimonial de cada uno de los socios de la persona moral titular de los derechos del club, así como un análisis de la situación fiscal de la persona moral titular de éstos y la responsabilidad de las organizaciones de corroborar la autenticidad de los documentos.

Sin embargo, con frecuencia se presenta que directivos del futbol mexicano están implicados en líos legales. En el escenario actual, Guillermo Álvarez, presidente del Cruz Azul, recibió una orden de aprehensión por presuntamente cometer delitos de delincuencia organizada y realizar operaciones con recursos de procedencia ilícita, junto a otros personajes como Víctor Garcés, exdirector jurídico del equipo de futbol y también de la Cooperativa Cruz Azul.

Al directivo se le ha señalado años atrás de estar involucrado en desvío de recursos y operaciones con recursos de procedencia ilícita, y ha seguido al frente de la institución, aunque el reglamento de afiliación, nombre y sede de la FMF indica que un afiliado puede perder esta condición si sus dueños o directivos incurren en actos delictivos o de dudosa reputación. El Economista consultó a especialistas en derecho deportivo que solicitaron el anonimato y explicaron:

“Específicamente un acto delictivo queda declarado hasta que se lleve un juicio, una cuestión es la acusación y otra es que a final de un juicio penal se determine la culpabilidad de alguien en particular. La posición de la Federación tendría que esperar a si hubo a final de cuentas un tema delictivo para determinar la expulsión o desafiliación de ese club, siempre y cuando a mi consideración sea suficientemente grave. Hay dos elementos: si existe un delito, y eso tendrá que determinarlo un juez, y el otro es a consideración del comité ejecutivo, entonces un poco lo dejan al arbitrio del comité”.

En 2004 la FMF anunció la desafiliación de Querétaro e Irapuato, pues una auditoría reveló irregularidades en los clubes adquiridos en 2002 por Tirso Martínez Sánchez, actualmente  preso por nexos con el crimen organizado.

“En ese caso se demostró que los propietarios (es decir, la empresa que controlaba al equipo) tenían actividades ilícitas y lo que hicieron no fue precisamente desafiliar al equipo, sino ponerlo a la venta, como no encontraron comprador, la Federación se lo quedó. Por esos mismos años, a Carlos Ahumada, que era dueño de León y de Santos, le demuestran que sus operaciones habían sido ilícitas y lo meten a la cárcel, la Federación tomó control del equipo, buscó compradores y desafilió a Carlos Ahumada y no al equipo”, explicó uno de los expertos en derecho deportivo.

Amado Yáñez adquirió a Jaguares en 2013 y en enero del 2014 se le investigó por un fraude a Banamex por más de 400 millones de dólares.

El 10 de marzo Decio de María se pronunció sobre los problemas de Yañez y anunció que los equipos permanecerían afiliados. En mayo de ese mismo año la Liga informó que Grupo Imagen había adquirido los derechos al 100 por ciento.

Recientemente, en diciembre de 2019 tras constantes acusaciones de liquidez financiera y el pago de una multa de seis millones de dólares para permanecer en primera división, el club Veracruz de Fidel Kuri dejó de ser parte de la Liga MX por unanimidad de la Asamblea General de la Federación Mexicana de Futbol.

“En este caso la cooperativa simplemente lo que hace es vender cemento y esa no es una actividad ilícita, sino que es muy buena, entonces no tendrías razón para desafiliar al equipo, pero sí tendrías razón para desafiliar al que aparece como presidente del equipo”, comentó el abogado respecto a la situación que vive Cruz Azul.

—¿Cómo calificas el avance de las autoridades en la investigación de los estados financieros de un club de futbol?

“Muy bueno. Hay un control prácticamente pleno de las operaciones que hacen. Con COFECE, con la Unidad de Inteligencia Financiera y las últimas medidas que se han oído en la prensa: que el tema de los contratos se tienen que pagar en pesos, que los jugadores deben pagar sus impuestos, todo eso ha ido a transparentar toda la operación.

Hoy los clubes ya están muy fiscalizados. Hay otro punto, que una gran cantidad de clubes, son propiedades de grandes empresas y muchas de esas empresas cotizan en Bolsa, ya no es tan fácil que hagan una operación o pagarle a un jugador por fuera porque tienen que reportar en la bolsa, eso ha hecho que cada vez sea más transparente”, expresó la fuente anónima.

Medios como El Universal indican que entre los nombres para suplir el puesto del directivo se encuentran: Carlos Hermosillo, Rodrigo Ares de Parga, Bernardo de la Garza y Miguel Ángel Garza. Por su parte ESPN reportó que al lunes 3 de agosto en la Cooperativa La Cruz Azul consideran que ‘Billy’ Álvarez sigue siendo el director general al no haber recibido físicamente carta de renuncia del directivo.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx