La inercia exitosa de la selección femenina de Estados Unidos, llegaría incompleta a la Casa Blanca. Aún no termina el Mundial en Francia 2019, no se sabe quiénes serán las campeonas, pero la certeza es que la cocapitana del equipo Megan Rapinoe no visitaría al presidente Donald Trump. Pero, tampoco ella sería una invitada esperada por él.

Rapinoe, una de las jugadoras estelares de la selección, mencionó hace unos días a la revista Eight by Eight, que “no irá a la Casa Blanca”.

Y su opinión llegó a los oídos de la Casa Blanca.

“Megan debería ganar primero antes de hablar. ¡Termina el trabajo!”, escribió Trump en su twitter.

Y no fue el único mensaje, el presidente se desató con varios al respecto, ayer por la mañana.

“La jugadora de fútbol femenino, @mPinoe, acaba de decir que no irá a la Casa Blanca si ganan. Además de la NBA, que ahora se niega a llamar a los propietarios (explique que acabo de recibir la Ley Criminal). Reforma de la justicia aprobada, el desempleo negro se encuentra en el nivel más bajo.

“Aún no hemos invitado a Megan ni al equipo, pero ahora estoy invitando al equipo, gane o pierda.

“Megan nunca debe faltarle el respeto a nuestro país, la Casa Blanca o nuestra bandera, especialmente porque se ha hecho mucho por ella y por el equipo. Siéntete orgullosa de la bandera que usas. ¡Los Estados Unidos están muy bien!”, tuiteó.

La jugadora colaboró en la goleada a Tailandia 13-0 en su primer partido, en la victoria 3-0 sobre Chile y por 2-0 contra Suecia. Además, evitó que España les quitara el boleto a cuartos de final, al liquidarlas con un agónico 2-1.

Rapinoe, ya ganó con la selección la Copa del mundo y los Juegos Olímpicos, y ahora se vuelve una deportista que ha protestado por temas sociales. Es además, la primera atleta profesional blanca en arrodillarse ante el himno nacional en protesta por la injusticia social en los Estados Unidos, antes de que US Soccer aprobara una regla que exigía al equipo defender el himno.

Si la selección se niega a visitar la Casa Blanca, se unirá a Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors, que tampoco se reunieron con el presidente, después de ganar sus respectivos campeonatos, y a los Philadelphia Eagles, que se saltaron el viaje después de ganar el Super Bowl LII.

Las compañeras de equipo de Rapinoe, Becky Sauerbrunn y Alex Morgan, también dijeron que no asistirán a la Casa Blanca.

La selección se reunió con Barack Obama después de ganar la Copa del Mundo en el 2015.

Rapinoe, de 33 años, ha hablado abiertamente sobre los derechos LGBTQ, así como sobre la igualdad racial y de género. También es una de las voces más destacadas en la batalla del equipo de EU con su federación por la igualdad salarial.

“Cuanto más he podido aprender sobre los derechos de los homosexuales y la igualdad salarial y la equidad de género y la desigualdad racial, más se cruza”, dijo Rapinoe a The Guardian en el 2017. “No puedes realmente separarlo”.

“A medida que me involucré más en los derechos de los homosexuales, obtuve más en la igualdad de remuneración y usted ve que todo está conectado. Realmente no puedes hablar sobre una cosa y no sobre otra sin que no sea la imagen completa. Necesitamos tener una conversación más amplia en este país sobre la igualdad y el respeto en general, especialmente con las elecciones recientes y la narrativa posterior que viene de la Casa Blanca en este momento”, sostuvo.