El próximo rival de México en el futbol varonil de los Juegos Olímpicos es Corea del Sur, un equipo al que ya ha enfrentado cinco veces en la historia de este torneo y nunca le ha podido ganar, pues suma tres derrotas y dos empates entre 1948 y 2016.

Se medirán a eliminación directa dentro de los cuartos de final, luego de que México avanzó como segundo lugar del Grupo A y Corea como líder del Ambos registraron dos victorias y una derrota, pero la diferencia es el poderío ofensivo de los asiáticos, al ser el equipo más goleador de la fase de grupos con 10 goles a favor y uno en contra (+9).

“Corea es un equipo muy intenso, posiblemente más intenso y fuerte que Japón. Creo que Japón puede tener un poco más de ese juego de conjunto y Corea llega bien al área, ha goleado los últimos dos partidos y tienen dos delanteros que son sus refuerzos”, señaló Jaime Lozano, entrenador del Tri olímpico, tras la victoria contra Sudáfrica.

Esta será la tercera vez consecutiva que México y Corea se enfrenten en Juegos Olímpicos, aunque la primera en eliminación directa, pues en Londres 2012 y Río 2016 lo hicieron en primera fase, primero con una derrota (0-1) y luego con un empate a ceros.

En total, México no le ha podido anotar a Corea desde su primer enfrentamiento en las Olimpiadas de Londres 1948, cuando quedaron 5-3 en favor de los asiáticos; desde entonces, son cuatro partidos con la puntería en blanco (aparte de 2012 y 2016, se suma un 0-0 en Atlanta 1996 y un 0-1 en Atenas 2004).

“Hay que defenderse y hay que atacarlos porque es nuestra fortaleza”, destacó Lozano. México fue la segunda mejor ofensiva de la fase de grupos de Tokio 2020 con ocho goles a favor, aunque recibió tres y eso lo dejó con un balance de +5, mientras que Japón tuvo +6.

El partido será el 31 de julio en Yokohama, lo que le permitirá un margen de tres días al cuerpo técnico de Lozano para estudiar a los coreanos: “Los hemos analizado poco, la verdad, los vimos contra Francia en preparación y Corea es un equipo más intenso, son directos, frontales, quieren aprovechar su velocidad, vienen de golear dos partidos, están generando muchas opciones”.

Corea goleó 4-0 a Rumania y después 6-0 a Honduras para cerrar su fase de grupos en el liderato y cuenta en su plantel con su nueva joya, el extremo derecho de 20 años, Lee Kang-in, quien milita en el Valencia de España, además de dos refuerzos mayores en la delantera: Kwon Chang-hoon, quien quedó fuera del Mundial Rusia 2018 por una lesión, y Hwang Ui-jo, que juega en el Bordeaux de Francia.

El mayor logro de Corea del Sur en unos Juegos Olímpicos fue, al igual que México, en Londres 2012, cuando se quedaron con el bronce. Junto a Japón, son las únicas dos selecciones asiáticas que han ganado una medalla en futbol varonil (los japoneses también con bronce en México 1968).

Para el duelo de cuartos de final, México tiene dos bajas seguras: Carlos Rodríguez, quien ha sido uno de sus tres mediocampistas titulares en el torneo y que fue expulsado en el duelo ante Sudáfrica, así como el lateral izquierdo Érick Aguirre, que no se ha recuperado de una lesión sufrida en el segundo cotejo ante Japón.

“El tema de Charly es una lástima, porque en un 3-0 si lo dejas pasar y hacen un gol es lo de menos, pero estás en el partido y no quieres recibir gol. Es una tarjeta roja que nos duele”, reflexionó el entrenador tricolor, ya que Rodríguez ha sido uno de los más consistentes incluso en selección mayor, sumando más de 1,300 minutos en la era de Gerardo Martino.

deportes@eleconomista.mx