La forma de recibir con la serpentina a ‘Luna Llena’ y lancear a la verónica de parte del diestro español hizo que se prendieran los ánimos en los tendidos pues la tarde parecía terminar inédita por el poco juego del encierro de Villa Carmela.

Ferrera pidió a su picador, Pedro López, que saliera a saludar en el tercio tras el excelente puyazo que le colocó al astado luego de que este se arrancara de largo y fuera con codicia ante el peto del caballo.

Luego de la fuerte ovación al subalterno, el torero ibérico fue encelando al burel con la muleta hasta conseguir tandas de pases profundos, largos y templados en una sintonía en la que metió a su enemigo para conseguir que pasará franco por ambos lados y le corearan con fuerza su trasteo, mismo que alternó con algunos adornos como la arrucina, trincherazos y el pase de pecho que coronó con una estocada algo baja pero que no demeritó el ánimo en los aficionados para que pidieran las dos orejas que el juez concedió tras hacerse del rogar un poco. Este toro, por mucho el mejor de del festejo, fue ovacionado en el arrastre.

Ante el primero de la tarde, Ferrera consiguió una faena de mente fría, frente a la puerta de toriles y en la querencia del toro, sin embargo, tardó en matar y saludó en el tercio luego de escuchar un aviso.

Arturo Saldívar tuvo mala suerte con su lote. El primero, astado débil y aplomado, no le puso las cosas fáciles, pero el diestro jalisciense, a base de tesón y valor, le saco pases de mérito, aunque intermitentes y que no tuvieron suficiente en los tendidos por lo que obtuvo silencio a su labor.

El segundo de su lote se descordó. Sufrió un infarto tras salir del encuentro con el banderillero por lo que fue apuntillado en el ruedo; ante esta contingencia, Saldívar decidió regalar un astado de Xajay que resultó con genio y malas ideas ante el que demostró oficio para escuchar palmas luego de mandarlo al destazadero.

En cuanto a Diego Silveti, enfrento un toro sin trasmisión al que le extrajo algunos muletazos de calidad, pero los dos pinchazos antes de utilizar el descabello sólo le alcanzó para escuchar breves palmas.

Con el sexto, un astado que prometía, el diestro guanajuatense lanceó variado y alargó la faena hasta sufrir fuerte puntazo en la pierna izquierda cuando realizaba una tanda de manoletinas, mato de entera en buen sitio para escuchar ovación tras un bocinazo.

Gran recaudación en San Miguel de Allende

El ganadero, empresario y presidente municipal de San Miguel de Allende, Luis Alberto Villareal, se mostró contento por la respuesta de la afición taurina en el festejo de la Corrida de la Insurgencia celebrada en la entidad donde se dio un lleno rotundo con la consabida recaudación de fondos para el DIF Municipal.

A guisa de recordatorio la corrida terminó de forma triunfal pues Octavio García El Payo salió a hombros luego de cortar dos apéndices mientras que Joselito Adame y Francisco Martínez cortaron uno; el guanajuatense tomó la alternativa con el toro ‘Allentista’, número 126 y con 511 kilogramos de peso.