La aventura del Toluca en la liguilla sigue en pie gracias a los penales. Tras haber vencido al León por esta vía en el repechaje del fin de semana, los Diablos Rojos continúan con esta inercia y vencieron al superlíder Cruz Azul con dos goles desde los 11 pasos, definidos por Alexis Canelo y Michael Estrada.

El primer penal definió el rumbo del partido al minuto 27, cuando el goleador del torneo regular, Canelo, fue derribado por el defensor paraguayo Pablo Escobar de forma inobjetable para el árbitro Marco Antonio Ortiz, quien, seguro de su decisión, rechazó ir al VAR para revisar.

El propio Canelo definió con fuerza al centro de la portería para vencer a Jesús Corona, mientras los más de 6,400 aficionados que se dieron cita en el Nemesio Diez después de más de 14 meses volvieron a gritar un gol en su casa. Es el gol 13 del argentino en el actual Guardianes 2021.

Cruz Azul respondió pronto: siete minutos después del 1-0 toluqueño, Guillermo ‘Pol’ Fernández colocó la pelota en el ángulo superior izquierdo de Luis García, un arquero que hasta ahora solo ha podido ser batido con golazos en la liguilla, recordando el que le marcó Fidel Ambriz en la repesca.

La Máquina ya había tenido una opción clara en los pies de Luis Romo en los primeros minutos, demostrando su intención de salir a ganar desde la ida. Con estas llegadas, la sorpresiva estrategia del entrenador Juan Reynoso calló las dudas, luego de que dejó fuera a Orbelín Pineda y a Jonathan ‘Cabecita’ Rodríguez del 11 inicial.

“Son decisiones técnicas, lo decidimos visualizando un tipo de partido que finalmente se dio como lo anticipamos”, señaló el estratega al término del partido.

Hernán Cristante, entrenador del Toluca, respondió: “No me sorprenden estos cambios porque los que entraron de inicio cualquier equipo los quisiera en su plantilla. Tal vez quiso variar las circunstancias del juego, pero no subestimó en absoluto a nuestro equipo”.

Diablos y cementeros regresaron del descanso con el 1-1 que no reflejaba su rendimiento durante el torneo regular, donde hubo una diferencia de 19 puntos entre ambos (en favor de Cruz Azul).

La paridad se rompió al 52’ cuando Rubens Sambueza esquivó a dos defensas con su pierna izquierda y fue derribado por Roberto Alvarado, aunque con la polémica de si fue tocado o no: “¿Qué puedo decir? (del arbitraje), vamos a intentar resolver lo que a nosotros nos compete”, comentó al respecto Juan Reynoso.

Michael Estrada cobró el segundo penal de la noche y puso al Toluca 2-1. La respuesta de Reynoso fue meter a su arsenal ofensivo: ‘Cabecita’, Orbelín, Elías Hernández y Santiago Giménez, quienes bombardearon a Luis García y lo convirtieron en figura con sus atajadas.

“Hoy se hizo un gran juego, tratamos de cortar esos circuitos y el equipo se lleva un buen resultado. (La vuelta) No va a ser nada fácil, pero veo un plantel no solamente motivado, sino queriendo hacer algo y eso te da un plus. Tal vez hoy no tengamos todos los argumentos tan sólidos, pero los chicos cambian esas carencias y lo hacen ver mucho mejor”, diagnosticó Hernán Cristante.

Con este triunfo, Toluca cortó la racha invicta de Cruz Azul, que se queda en 19 partidos desde el 16 de enero. El precio por esta victoria fue la lesión de tres jugadores rojos: Diego Rigonato, Michael Estrada y Kevin Castañeda, aunque el entrenador señaló que solo el primero será baja para la vuelta en el estadio Azteca, ya que sufrió una fractura de tabique nasal.

Con seguridad, Juan Reynoso concluyó que está totalmente satisfecho del rendimiento de su equipo y que todo será diferente cuando les toque ser locales: “Los veo muy bien, me encantó lo que pasó en el vestuario pospartido, son unos cracks. Por la respuesta individual y colectiva no me voy preocupado, de aquí al sábado lo importante va a ser recuperar y salir por todo. En el Azteca va a ser otra historia”.

Con más serenidad, Cristante reconoció que no han ganado nada, y tras vencer a León y Cruz Azul consecutivamente, señaló que el Toluca se está reencontrando con su grandeza y que no le pesa ser favorito o no.

“Lo que te convierte en favorito o no son las formas: el trabajo que han hecho los chicos y el cómo han asimilado esos momentos de frustración. Hoy le competimos a cualquiera porque en la cabeza del jugador se volvió a establecer que Toluca es un equipo grande y eso no se dice, se hace”.

fredi.figueroa@eleconomista.mx