Patrick Reed se coronó  campeón de la cuarta edición del World Golf Championships- México Championship, su primer título en  nuestro país y segundo de la categoría en su carrera.

Previo al último tiro de put que brindó el trofeo a Reed, se escuchaban algunos abucheos del público y deseos negativos ante su próximo tiro: “Fállala gordo”, “tramposo”, “nadie quiere que ganes”.

Declaraciones relacionadas a problemas con los que ha tenido que lidiar el golfista en su carrera, por casos relacionados al alcoholismo en su vida privada y sospechas sobre trampas en otros torneos.

“Es algo a lo que estoy acostumbrado, cuando se habla mal de ti o dicen cosas negativas, no es en realidad que dependa de mí. Honestamente me dedico a controlar lo mío en el campo de golf y los asuntos de mi vida. Lo que busco hacer es dar una imagen positiva para los niños que nos ven y mis hijos que me observan en casa. He mejorado como persona y como golfista”, expresa el oriundo de San Antonio, Texas.

Esta situación se ha reflejado desde años atrás, en la última encuesta realizada por la PGA respecto al favoritismo de los fans sobre los golfistas, Reed fue elegido en primer lugar como el jugador que la gente más odia.

Durante la última jornada de actividad, la definición por el título se mantuvo entre una amplia lista de contendientes que se redujo a dos nombres en los últimos dos hoyos: Patrick Reed y Bryson de Chambeu.

La resolución se dio con un fallo de Chambeu y el ascenso de Reed. En el último hoyo de Bryson, tuvo un doble put, que provocó subirse un golpe y empatar con Patrick. Un tiro de precisión, que significaba mantenerse en competencia o brindar oportunidad al rival, quien con birdies en los últimos cuatro hoyos vino de atrás para ganar un 19 tiros bajo par.

De Chambeu reflejó en su rostro el agrio cierre que vivió, con una mueca y apresurando el paso abandonó el campo hacia el club. Mientras que Reed, quien estaba un grupo atrás, mostraba una sonrisa aunque no realizó mayor efusividad, su poca conexión con el público implicó una ceremonia de título sin un contexto de fiesta.

Importa el golf, no los nombres

La evidente popularidad de Tiger Woods involucra un amplio interés por parte del público para asistir a un torneo de golf, a pesar de ello, y que en la pasada edición del WGC-México Championship viniera el golfista norteamericano al torneo, no contar con él no significó falta de interés del público.

Diez personas consultadas por El Economista aseguraron que Tiger Woods no es la única causa por la que eligen asistir al torneo.

“Es lo mejor del golf qué hay en el mundo. Obvio que a todos nos encanta ver a Tiger, pero no es el único que llama la atención. Varios otros golfistas tienen calidad de sobra, inclusive me tocó el hole in one de Rahm, es una muestra de los top que son estos jugadores”, dijo el aficionado José  Hernández.

[email protected]