Ser la raqueta número uno del mundo por tres años consecutivos no fue sencillo. Se requiere talento y entrenamiento, pero sobre todo disciplina. Ésa es la clave que a la raquetbolista mexicana Paola Longoria le ha funcionado y que la llevará a conseguir sus nuevas metas: el oro en Juegos Panamericanos y regresar al número uno del ranking mundial.

Mucho entrenamiento y disciplina , dice. Es entrenar mañana y tarde, dietas, preparación: es compromiso, disciplina y ganas de querer lograr algo, siempre ponerse una meta , agregó Longoria.

Paola, oriunda de San Luis Potosí, es la primera mujer mexicana y la más joven en lograr ser la número uno del ranking mundial en su especialidad. Desde niña practicaba deporte, pero el raquetbol fue lo que más la entusiasmó, volviéndose su modo de vida y lo que definiría su destino.

Hoy simplemente es la mejor del mundo, tiene en su palmarés ocho campeonatos nacionales y ocho internacionales. A sus 21 años es ganadora del Premio Nacional del Deporte 2010, además de ser una brillante estudiante de Ingeniería Mecánica Administradora, empresaria y conductora de un programa de televisión en Monterrey.

Pero la raquetbolista aceptó que aún le falta una meta por cumplir: conseguir una medalla para México en los Juegos Panamericanos, no lo siento como una obligación, sino más bien como un reto que quiero cumplir , admitió.

No obstante, para llegar a ese objetivo, la número uno del mundo tendrá primero que sortear una lesión y después, en competencia, derrotar a sus rivales más importantes.

Tengo un lesión en la rodilla izquierda, un tendón está rozando un nervio y eso me tiene preocupada , detalló.

De sus rivales para panamericanos aseveró: La estadounidense Rhonda Rajsich es la contrincante más difícil junto a la chilena Angela Grisar .

Del mismo modo espera que en la próxima temporada, que inicia el 25 de agosto, pueda recuperar la cima del ranking mundial.