En la temporada 2012-2013, el dueño de Carolina Panthers, Jerry Richardson, no le garantizó su continuidad como coach a Ron Rivera, pues antes de enfrentar la semana 14 tenían una marca de 9-3.

Ron declaró que su estancia en la franquicia estaba relacionada con la capacidad que tenían para registrar una buena racha. En sus dos primeras temporadas al mando del combinado registró un marcador adverso en 59% de los duelos (13-19). Rivera logró mantenerse.

En las siguientes dos campañas (2013 y 2014), la franquicia se quedaría con el título de la división Sur en la Conferencia Nacional; en la fase regular 2014-2015, Carolina tuvo una racha negativa que comenzó el 19 de octubre y se extendió hasta el 30 de noviembre, pero cerró ganando sus últimos cuatro encuentros.

Durante ese racha negativa, la inspiración para Ron Rivera fue su hermano, Mike, quien nunca se quejó del cáncer de páncreas que lo aquejó por dos años, quien salía y trabajaba muy duro, situación que a Rivera le daba fuerzas.

Si algo le incomoda al coach de Carolina es que alguien realice mal su trabajo pues, según él, las consecuencias pueden ser catastróficas.

La causa del incendio en su casa en enero pasado fue porque no colocaron una pieza durante la instalación de la chimenea de su casa. El descuido de un tercero ocasionó un accidente. Alguien falló y ése fue el resultado, así que hagan bien su trabajo , dijo Ron a sus jugadores.

En la ofensiva trabajan desde el 2011 Derek Anderson, Cam Newton, Mike Tolbert y Greg Olsen; en la defensiva, los elementos que más temporadas tienen en la franquicia son Thomas Davis (2005) y Charles Johnson (2007).

Durante las prácticas previas a la presente fase regular, Ron se ausentó para ir a Reno, Nevada, a despedir a su hermano. Tras ello, la distracción para el coach fue ver y escuchar las expectativas que tenían sus jugadores, quienes ahora comandan en la Conferencia Nacional y, por tercer año sucesivo, se quedaron con el título de la división Sur.

Al ex jugador no le es ajeno ir invicto en la liga, pues formó parte del equipo de Chicago que inició la campaña de 1985 con un récord de 12-0 y la concluyó ganando el Súper Bowl. La rutina que mantiene invicta a la franquicia a su mando la seguirá repitiendo y revisará minuciosamente que todo esté en su lugar.

Sí. Él continuará usando camisa negra, como lo ha hecho desde que Newton y compañía comenzaron a ganar y también llevará los tenis negros, que ha utilizado los días de juego en los tres últimos años.

Tras la contratación de Ron en el 2011, el dueño del equipo de Carolina justificó: Trae un enfoque y una trayectoria profesional que creemos se presta al éxito para nuestra organización .