“No estoy permanentemente soñando porque tengo muchas tareas con el día a día. Soy una persona que tiene más objetivos que sueños, los sueños son abstractos y los objetivos más concretos, por eso prefiero vivir con estos últimos”, menciona con voz firme Nicolás Casalánguida, coach de Fuerza Regia a partir de esta temporada 2021, en entrevista con El Economista.

Su mentalidad va acorde a las expectativas del club regiomontano, que ha ganado tres títulos de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP) en las últimas cinco temporadas y con ello se ha posicionado como el tercero más triunfador en la historia de la competencia (Soles de Mexicali y Halcones de Xalapa tienen cuatro).

Ese es el reto para Casalánguida: mantener el nivel de Fuerza Regia como potencia nacional, algo que su antecesor, el español Francisco Olmos, hizo muy bien, ya que fue él quien ganó los tres títulos entre 2016 y 2020.

El argentino es un improvisado para este cargo y está consciente de las exigencias de la directiva regia: “Yo ya sabía de la jerarquía y el orden de la organización porque es conocida en todo México y Latinoamérica, es lo que estoy buscando en esta etapa de mi carrera, además de tener un presidente como Sergio Ganem, ambicioso, que busca permanentemente la lucha por objetivos importantes”.

Casalánguida ha pasado exactamente la tercera parte de su vida dirigiendo a equipos de basquetbol. Aunque tiene 42 años, una edad joven para ser entrenador (Eduardo Torres, coach de Halcones de Xalapa, tiene 57; y Sergio Valdeolmillos, de Astros de Jalisco, tiene 54), empezó a los 28 en su natal Argentina, donde estuvo al frente de cuatro equipos y uno más en la liga venezolana.

Pero más allá del tiempo hay dos pilares en la constancia de su carrera. El primero es que, durante siete años, fue parte del cuerpo técnico de la selección de Argentina, compitiendo en tres Copas del Mundo y unos Juegos Olímpicos (Londres 2012, donde terminó en cuarto lugar). El otro factor es el perfil académico, pues estudió dos carreras y creó una empresa de capacitación para entrenadores y preparadores físicos.

“Estuve en los mejores torneos FIBA del mundo con la selección, lo disfruté mucho y fue un gran aprendizaje por haber convivido con los mejores jugadores, me deja experiencias y relaciones desde los 28 a los 36 años”, menciona en coach, que desde esa edad invirtió en viajes por países como Serbia, España, Italia y Estados Unidos para observar y analizar a entrenadores no solo de basquetbol, sino también de otros deportes como el futbol, que es su segundo favorito.

En lo académico, se graduó como docente de educación física y como entrenador de basquetbol, una carrera aparte que le costó tres años de estudios. Esos conocimientos, sumados a su experiencia en la duela, lo impulsaron a abrir su propia plataforma de enseñanza en el sitio web g-se.com, que significa Grupo Sobre Entrenamiento (G-SE).

Ahí, el actual coach de Fuerza Regia ha capacitado a un promedio de entre 500 y 800 entrenadores, preparadores físicos y demás personal interesado en el basquetbol profesional, procedentes de países como Argentina, Chile, Uruguay, Venezuela, Brasil, Puerto Rico, España, Italia y México, país al que llegó en 2019 para dirigir a los Aguacateros de Michoacán (subcampeones en 2020).

“Nuestro staff Casalánguida (así se llama su agrupación) y la plataforma G-SE, localizada en Argentina, trabaja en toda Latinoamérica y es la número 1 en habla hispana. Tenemos casi cuatro años desarrollando capacitaciones virtuales, hacemos nuestro curso brindando distintas herramientas que tienen al basquetbol y al liderazgo como puntos más importantes”.

Admirador de Mahatma Gandhi, Nelson Mandela y Ernesto ‘Che’ Guevara, señala a este diario que las lecturas son importantes para mantenerse siempre actualizado, aún y cuando sean de temas fuera del basquetbol.

“Me gusta leer sobre sociología, psicología y filosofía, trato de abstraerme un poco del trabajo y volcarme más a la lectura. Observo a muchos entrenadores de distintas partes y me nutro incluso de otros deportes y otros líderes que no tienen que ver con lo deportivo, el cómo se manifiestan ante el público o sus estrategias comunicativas para impactar en el cerebro de la gente y lograr que pueda haber una idea bien entendida y transmitida”.

Casalánguida ya sabe lo que es ser campeón. Ganó la liga argentina y el campeonato sudamericano con Regatas Corrientes entre 2012 y 2013, pero en México busca su primera corona junto a la quinteta de Fuerza Regia, que, además, representaría el primer bicampeonato en la historia de la organización.

“Mientras más lees, estudias, analizas y profundizas, más conocimientos tienes para transmitir y esto te da más facilidad a la hora de decidir, asertividad para tomar decisiones, porque en nuestro cargo es algo permanente y hay que tomar las adecuadas. Nutrirte, informarte y prepararte te permite ser más eficaz para decidir. Con mis jugadores, todas las maneras comunicacionales son válidas: la verbal, no verbal, individual, colectiva y virtual”.

Con ocho partidos transcurridos en la temporada (la novena jornada empieza el jueves 23 de septiembre), la Fuerza Regia de Nicolás Casalánguida se ubica líder de la división este de la LNBP con cinco victorias. Es el primer paso en su ruta hacia el bicampeonato, un logro que solo han conseguido los Halcones de Xalapa (tricampeonato) entre 2007 y 2010.

fredi.figueroa@eleconomista.mx